El se demuestra cuando el ojo humano percibe imágenes de manera continua como si todo sucediera de forma fluida. Un ejemplo de esto es lo que ocurre en el cine, usted piensa que está viendo una secuencia sin cortes pero, en realidad, lo que está observando es una serie de fotogramas que pasan a una gran velocidad. Lo mismo sucede cuando abre un caño y ve un chorro de agua cayendo. ¿Se ha puesto a pensar de qué se trata realmente?

Con un poco de imaginación, el creador de este video se dio el trabajo de construir un dispositivo para demostrar que un chorro de agua se trata de una serie de gotas que bajan a una velocidad muy rápida creando un movimiento continuo. Para hacerlo, ajustó el sonido y empleó un obturador de una cámara de video en alta frecuencia.

Como se observa en el video, pareciera que las gotas de agua están suspendidas en el aire creando el curioso efecto estreboscópico. Sin duda, dejó sorprendido a más de uno.