Un video consternó a los asistentes a un juicio por la muerte de un indigente, ocurrida en . En el material se muestra el brutal ataque a Kelly Thomas (37), quien sufría de esquizofrenia y quien falleció 5 días después de la golpiza.

Acusados de la muerte de este hombre están dos oficiales de la localidad de . Uno de los policías, Manuel Ramos (38), enfrenta cargos de homicidio en segundo grado (no planificado) y asesinato involuntario, con una pena mínima de 15 años de cárcel si es encontrado culpable; mientras que su compañero Jay Cicinelli enfrenta cargos de asesinato involuntario y uso excesivo de fuerza, por lo que puede recibir 4 años de cárcel.

Otros cuatro oficiales, que también intervinieron después de comenzado este incidente ,se salvaron de enfrentar cargos criminales al determinar el juez una falta de evidencia para procesarlos.

El evento fue captado por una cámara de seguridad y algunos testigos que pasaban por el lugar, según . El audio proviene de los micrófonos que usaban los oficiales. Recientemente, una copia de la grabación fue subida a Youtube. Advertencia: las imagenes pueden herir suceptibilidades.

El incidente comienza a partir de los 15:30 minutos, y muestra a Thomas siendo intervenido por el oficial Ramos. Poco después, la víctima intenta escapar del custodio del orden, pero es llevado al suelo por los dos policías. .

"Lo siento", dice Thomas continuamente en la grabación, que también se queja de no poder respirar. Además se puede escuchar cómo los oficiales ordenan al indigente, mientras lo golpean y utilizan tasers, que ponga su brazo derecho en su espalda, pero por alguna razón Thomas no puede hacerlo. Poco después llegan más efectivos de las fuerzas del orden que se apilan sobre el cuerpo del fallecido.

"¡Papá, me están matando, papá… papi!", grita en algún momento la víctima mientras pedía ayuda desesperadamente. El video tuvo que ser detenido por momentos debido al efecto que tuvo en los presentes; era la primera vez que era visto por el público.

Ron Thomas, padre del finado y antiguo ayudante de sheriff, comentó a Reuters que ese momento fue particularmente duro para él, sobre todo viendo que su hijo estaba intentando rendirse.

El paramédico asignado a la escena, Ron Stancyk, testificó ante la corte que cuando llegó al lugar de los hechos empezó a tratar a los oficiales. Solo después se percató la presencia de Thomas, en el suelo y sangrando; ninguno de los oficiales lo había mencionado.

Hoy los abogados defensores presentarán sus argumentos.