No se trata de una destreza 'pasional' sino de un dispositivo que permite acelerar o retardar, es decir controlar el tempo de una canción, solo con los latidos del corazón.

Este sistema fue desarrollado para el , un evento que reúne a equipos de programadores, artistas y diseñadores para crear aplicaciones musicales.

Este proyecto fue realizado por Ryan Challinor, quien utilizó un monitor de ritmos cardíacos para lograr su objetivo así como la famosa canción para explicar su experimento.