Ca. Alaska sigue viviendo la crudeza del invierno. Las nevadas en el poblado de Cordova dejó a esta zona . Mientras tanto, la localidad de quedó aislada luego de que se obstaculizaran los accesos por el mal clima. Esto generó la problemas en cuanto al suministro de combustible, el cual es necesario para las calefacciones, el transporte y las actividades en la ciudad.

Según , un tanque petrolero ruso transportó 1.3 millones de galones a Nome, al occidente de Alaska, debido a que las barcazas que usualmente transportan el combustible a esta ciudad no llegaron a su destino por las severas tormentas de nieve. Para tal efecto, la Guardia Costera de Estados Unidos tuvo que usar rompehielos para darle paso al tanque ruso y pueda hacer su ingreso a Nome.

Sin embargo, este no es el único problema al que se enfrentan los pobladores de Alaska. Las ciudades se están quedando sin lugares en dónde almacenar la nieve, ya que existen grandes cantidades de esta, por lo que se necesita liberar los vertederos de nieve para la próxima nevisca.