La tienda Priss, ubicada en (Alemania), llevó a cabo una peculiar promoción a la que muchas personas no se resistieron. El establecimiento entregó un valor de 270 euros en productos a los primeros 100 clientes que llegaron al supermercado cumpliendo un solo requisito: estar desnudos.

Esta insólita forma de marketing se realizó durante el último sábado con motivo de la inauguración del nuevo local de Priss. Los 'afortunados' debían asistir despojados de toda su ropa y cargando, únicamente, una lista de compras, según informó el portal .

Como se observa en algunos videos que las personas compartieron en YouTube, y en el que Priss compartió a través de su cuenta, los despreocupados clientes no tuvieron mayor reparo en caminar sin ropa entre las góndolas de la tienda, mientras varios medios les tomaban fotos y los grababan.