Al menos 30 personas murieron hoy en y decenas resultaron heridas en ataques con coches bomba dirigidos principalmente contra la policía y contra peregrinos chiitas en diferentes partes del país, informaron las autoridades y los medios locales.

Sólo en la capital, Bagdad, estallaron hoy ocho coches bomba, dejando 15 muertos.

Cuatro civiles murieron y nueve resultaron heridos en una explosión cerca de un mausoleo chiita en Al Maadan, al sudeste de la capital. Entre las víctimas había peregrinos iraníes.

Seis policías perecieron y cinco salieron heridos cuando un hizo estallar la carga de su coche cerca de un puesto de control en la ciudad de Kut, en el este del país.

A su vez, tres explotaron en la localidad de Taji, unos 25 kilómetros al norte de Bagdad, y dejaron al menos siete muertos y 22 heridos.

También hubo ataques con heridos en Diyala y Bakuba, al noreste de Bagdad, donde el jefe de la policía de tráfico sobrevivió a un atentado contra su convoy. Cinco personas resultaron heridas en otro coche bomba que detonó en un mercado de verduras en Bani Saad, al sur de la ciudad.

También en , 400 kilómetros al norte de la capital, un funcionario del gobierno fue asesinado y 15 soldados resultaron heridos al explotar un coche bomba junto a una patrulla militar, informó la agencia DPA.

Aunque no se ha llegado al pico de violencia de 2006, este año se han intensificado los atentados terroristas en Irak, muchos de ellos dirigidos contra las fuerzas de seguridad.