Una joven se salvó por poco de caer a un acantilado en el Gran Cañón, en Arizona (Estados Unidos), mientras intentaba tomarle una foto a su madre. El espeluznante instante ocurrió a finales del mes de octubre y fue registrado en video por otro turista que se hallaba en el lugar. Las imágenes se han vuelto en .

En el video se puede apreciar a Emily Koford y a su madre Erin al borde de un acantilado. En su intento de hacer una buena toma de su mamá con su teléfono, Emily retrocedió unos pasos sin mirar atrás. Entonces un leve movimiento provocó que su pie resbale: su cuerpo se inclinó hacia atrás y se tambaleó al borde del abismo.

Afortunadamente logró recuperar el equilibrio colocando una mano en el suelo. “Tan pronto como supe que estaba bien, me enojé mucho por lo que había hecho, afirmó Erin en declaraciones al medio ABC Arizona, asegurando que regañó a su hija por el susto que le hizo pasar tras tropezar al borde de un profundo abismo.

El Gran Cañón es una vistosa y escarpada garganta excavada por el río Colorado en el norte de Arizona, Estados Unidos. Está situado en su mayor parte dentro del Parque nacional del Gran Cañón, uno de los primeros parques naturales de los Estados Unidos. Tiene unos 446 km de longitud, cuenta con cordilleras de entre 6 y 29 km de anchura y alcanza profundidades de más de 1600 metros.