Se salvó de morir en ataque con arco y flecha gracias a su smartphone

El teléfono de celular de un hombre de 43 años paró la saeta que le lanzó un individuo al que intentó grabar en los exteriores de su vivienda. El insólito hecho se registró en Australia y se volvió tendencia en redes sociales como YouTube.

YouTube viral

La víctima del ataque con arco y flecha solo sufrió una pequeña herida en la barbilla. (Foto: Reuters)

La víctima del ataque con arco y flecha solo sufrió una pequeña herida en la barbilla. (Foto: Reuters)

La víctima del ataque con arco y flecha solo sufrió una pequeña herida en la barbilla. (Foto: Reuters)

Su teléfono celular le salvó la vida. Un hombre fue víctima de un ataque con arco y flecha en Australia pero afortunadamente su dispositivo móvil actuó como un escudo evitando una tragedia. El hecho se volvió tendencia en YouTube y otras redes sociales.

El insólito hecho ocurrió el pasado miércoles en la ciudad australiana de Nimbin, en Nueva Gales del Sur, a unos 700 kilómetros al norte de Sidney, cuando la víctima de la agresión llegaba en auto a su vivienda, informó la policía local.

Al descender de su vehículo, el agraviado de 43 años vio a un individuo armado –al que aparentemente conocía– afuera de su propiedad y cuando sacó su smartphone para grabar la situación.

En ese instante, el atacante, de 39 años, disparó una flecha, que quedó clavada en el teléfono y lo atravesó. El impacto fue tan potente que el móvil se desprendió de la mano de la víctima y lo golpeó en la barbilla, dejándole una pequeña herida.

Si la saeta se hubiera desviado unos centímetros, hubiera podido ocasionarle una grave herida e incluso hasta la muerte a la víctima del ataque, cuyo motivo es materia de investigación por parte de las autoridades.

El atacante fue detenido y acusado de intento de agresión con armamento, daños a la persona y a la propiedad, y se le concedió libertad condicional mientras espera a ser juzgado dentro de un mes. El video del hecho acumula numerosas reproducciones en YouTube.

Ir a portada