Existen personas que han tenido que pasar por situaciones complicadas. No obstante, su fuerza de voluntad hizo que superaran dichas adversidades y triunfaran en la vida. Esta es la asombrosa de Miles Taylor, que pese a padecer de parálisis cerebral busca convertirse en un levantador de pesas de talla mundial. Esta se hizo popular en .

Y es que cuando hablamos de esta disciplina deportiva, lo primero que se nos viene a la mente es un fortachón con enormes músculos pero Miles cambió la definición de “hombre fuerte” al demostrar que lo único que se requiere es disciplina, buenos entrenadores y una voluntad inquebrantable para nunca rendirse en la conquista de su sueño.

Miles nació con parálisis cerebral, que es un desorden que afecta la coordinación de movimientos y la tonificación muscular; sin embargo, eso no ha sido impedimento para que asista tres veces por semana al gimnasio NEVERsate de la comunidad de Westminster, en el condado de Carroll, Maryland, a sudar la gota gorda y fortalecer su cuerpo.

“Es algo con lo que tengo que vivir. No hay nada que pueda hacer al respecto, solo tienes que hacer lo mejor que puedas con lo que tengas”, dijo el joven en declaraciones al noticiero que dijo que su condición no es una discapacidad sino una fuente de motivación, que lo empuja a trabajar más duro, apuntar más alto y empujar su cuerpo más allá de sus límites.

Así que aunque levantar pesas, hacer dominadas y realizar otras formas de entrenamiento con pesas y ejercicio físico son difíciles para él más que para alguien sin padecer de parálisis cerebral, la determinación y pasión de este joven de 25 años lo ayudan a exceder las expectativas de muchos que no lo creen capaz de hacerlo por su condición.

En su primer año entrenando con sus amigos y los especialistas del gimnasio, Miles ganó más de dos kilos de músculos e inspiró a millones después de que un video de él estableciendo un récord nacional de levantamiento de pesas dentro de su categoría se volviera viral en redes sociales, alzando un total 70.7604 kilogramos.

“No puedes hacer todo lo que los demás hacen, como una persona normal. Tienes que encontrar una manera de superar esos obstáculos”, recalca Miles, cuya fuente de inspiración proviene de su madre, Laurell, que falleció en 2009. Ella lo adoptó de un orfanato vietnamita cuando apenas era un bebé de un año de edad.

Aunque Laurell ya no esté presente para ver los logros de su hijo, él no está solo. Su mejor amigo Nikolai Meyers trabaja con él en el gimnasio, y su padre espiritual, Ralph Cappiello, siempre está a su lado desde que era apenas un infante debido a lo cercano que era a su difunta progenitora.

Además de levantar pesas, establecer récords e inspirar con su historia a personas en distintos países, Miles también se dedica a la fotografía y al diseño gráfico. Este polifacético joven demuestra que la parálisis cerebral no lo detendrá para vivir su vida al máximo y perseguir cada uno de sus sueños.

“Me toma dos o quizás tres veces más terminar de hacer algo pero tengo determinación, me siento muy determinado a lograrlo. Solo quiero probarme a mí mismo y a todos los demás que puedo hacerlo (…) Siempre quise crecer. Siempre quise aprender. Voy a seguir haciéndolo hasta que mi cuerpo no lo sepa”, finalizó.

TAGS RELACIONADOS