La empresa ha negado cualquier alusión a poner en tela de juicio su cadena de producción. (Foto: La Criatura Creativa)
La empresa ha negado cualquier alusión a poner en tela de juicio su cadena de producción. (Foto: La Criatura Creativa)

Después que un mostrando a los trabajadores de una fábrica en empleando tomates en estado de descomposición para hacer salsa Heinz, la mencionada empresa salió al frente para responder a los millones de consumidores molestos por este deplorable hecho y desató reacciones de todo tipo entre los usuarios de las .

Una de las acciones que esta compañía ha hecho es evitar un escándalo de mayores proporciones a lo largo de los años. Sin embargo, lo que sucedió en la fábrica del mencionado país africano se les salió de las manos.

Las imágenes fueron transmitidas por televisión, en las cuales se puede ver a trabajadores de la mencionada factoría colocando tomates podridos, así como otros descoloridos. Todos estos eran puestos en un tanque de metal, el cual sirve para la elaboración de la salsa de tomate.

Las imágenes muestran a dos hombres; uno de estos coge las cajas repletas de tomates, en su mayoría en mal estado, las pasa a la otra persona que las arroja a una tina enorme. El video, al parecer, fue captado por uno de los trabajadores de dicho recinto.

Tras publicarse las imágenes, Heinz emitió un comunicado donde, principalmente, aseguran que su línea de producción no tiene procesos turbios, tildando de “engañosas e inexactas” a las versiones que afirman lo contrario.

La sucursal egipcia negó las acusaciones, asegurando que: “La historia reciente sobre nuestra fábrica de tomates en Egipto fue completamente engañosa e inexacta. El metraje editado muestra una imagen irreal y descuidada con las etapas del procesamiento, por lo que da una impresión equivocada. Es importante que todos sepan que solo utilizamos tomates saludables, todos los cuales se procesan con los mejores estándares de la industria”.

E insisten: “El video fue editado deliberadamente para no mostrar todas las etapas del proceso de purificación y clasificación del tomate en un intento de falsificar los hechos, lo que representa un daño intencional y deliberado a la reputación de la empresa que es contrario a los hechos”.

Sin embargo, los consumidores no han quedado conformes con la respuesta de la empresa, pues aseguran que no es convincente, ni prueba lo contrario. Para agregar mayor controversia, la investigación realizada por un medio de comunicación egipcio provocó una batida policial en dicha fábrica, en la cual se habrían incautado toneladas de salsa de tomate hecha con insumos en estado de descomposición, así como el presunto arresto de uno de los directores generales.

Ante esto, Heinz Egipto, asegura que dicho producto no estaba destinado para la distribución: “En cuanto a las noticias sobre la detención del gerente de la fábrica de Kraft Heinz por la presencia de productos dañados en el sitio de la fábrica, la compañía afirma que estos productos no son para distribución (…) La empresa tiene plena confianza en la integridad de las autoridades investigadoras y asegura su compromiso y cooperación para proporcionar los documentos necesarios para revelar la verdad al público”, aseguró la empresa.

La compañía insistió en su versión de mantener estrictos estándares en la producción y calidad de su preparado: “Estamos comprometidos a aplicar estrictamente estos estándares en todas nuestras fábricas en todo el mundo, incluido Egipto.

Sin embargo, muchos consumidores de este producto y usuarios de las redes sociales exigen que Heinz sea transparente y muestre, por completo, todo su proceso de producción, así como el nivel de higiene con que estos son elaborados.

¿Cuál es la diferencia entre el kétchup y la cátsup?

De acuerdo al sitio , el kétchup y la cátsup llevan los mismos ingredientes (salsa de jitomate/tomate, vinagre, azúcar, sal, pimienta y clavos) con la única diferencia entre ambas salsas solo radica en la pronunciación. Se cree que cátsup es una adaptación de kétchup al español. Ambos términos tienen su origen en el condimento ke-tsiap, una salsa de pescado de origen chino que posteriormente, con su llegada a Indonesia, se convirtió en kechap.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO

Facebook viral: El video de una mujer anunciando que venció al cáncer emociona en las redes
a null