Con esta magnífica idea, los niños ahora van felices a sus consultas con el dentista

Ahora, las visitas a los consultorios dentales ya no son una pesadilla para los menores. Conoce más de esta singular idea que se viralizó en Twitter.

Dentista

Los niños de Chile van contentos a realizarse sus chequeos dentales debido a la estrategia que emplea un consultorio odontológico. (Foto: Freepik)

Los niños de Chile van contentos a realizarse sus chequeos dentales debido a la estrategia que emplea un consultorio odontológico. (Foto: Freepik)

Freepik

Redacción G21

Para muchos niños, y no tan niños, ir al dentista es una verdadera pesadilla, por lo que los padres de familia tienen que valerse de artimañas para que sus menores acudan a los consultorios; sin embargo, en una clínica odontológica de Chile todos van felices a realizarse un chequeo. Y es que en este lugar vive nada más y nada menos que el conocido ratón Pérez. Sí, el que se encarga de recoger los dientes de leche de los más pequeños de la casa.

El hogar del ratón Pérez

La casita del Ratón Pérez se encuentra en la Clínica Odontológica San Sebastián, en la comuna Lo Barnechea al norte de Santiago. Fuera de su hogar hay una pequeña mecedora y una silla de playa para descansar cuando no está trabajando; además, se observa un trapeador con el fin de que tenga todo limpio. Si el roedor quiere ingresar tiene que subir las escaleras y pasar por una puerta celeste de 20 centímetros.

Genial idea

Esta magnífica idea fue de la odontopediatra Florencia Zambrano, y aunque llevan tiempo teniendo como inquilino al ratoncito, una trabajadora recién lo dio a conocer a través de su cuenta de Twitter. “Nunca lo habíamos subido a redes y tuvo mucho éxito”, dijo Verne Yeni Ortega, autora del tuit y encargada de mercadotecnia de la clínica.

Las dos imágenes compartidas en la red social acumularon rápidamente 186.000 ‘me gusta’ en dos días.

El éxito ha sido tan grande que el ratón Pérez tendrá otro nuevo hogar en una sucursal de la clínica. “Lo principal es tener empatía con los pacientes y hacerlos sentir en confianza […]. Con esta puerta, algo que podría ser traumático, se hace ameno”, dijo la trabajadora.

Ir a portada