Basta una nota para que se le escarapele la piel de todo aquel que nació en esta hermosa tierra del sol. El  es, sin duda, una de esas reliquias que los peruanos protegemos, colocándolo en lo más alto de aquellas cosas que nos hacen sentirnos orgullosos.

Así lo entendió Claudia Medina, saxofonista peruana que tras siete años de estudios en el país migró a Estados Unidos y, dos años después, ha decidido deleitar a los compatriotas con un video que reúne a músicos de todo el mundo para interpretar nuestro himno en quechua.

En este equipo solo ella es peruana. A su cargo tuvo artistas provenientes de Japón, Bulgaria, Polonia, Filipinas y otros países, que dieron rienda suelta a su talento en este proyecto.

TIEMPO, ESFUERZO Y MUCHO PATRIOTISMO

En conversación con Perú21,  Claudia contó que llevaba más de un año armando esta propuesta. Desde su llegada al Berklee College of Music de en 2016, la saxofonista fue engranando cada uno de los arreglos que dieron vida a esta pieza.

"Quería hacer esto guardando el total respeto hacia esta lengua y nuestro legado", agrega.

Su mayor reto fue, sin duda alguna, la barrera del lenguaje. Claudia tuvo que enseñarle a sus cuatro voces a hablar quechua. Pero no solo ello, sino también a sentir toda la carga cultural que cada una de las estrofas del himno lleva.

"Ninguno de ellos sabía español. Les fui enseñando no solo a hablar en quechua, sino también parte de nuestro legado, al punto que cada uno de los participantes quería conocer más sobre nuestra cultura", cuenta emocionada.

El resultado impresiona. Si no hubieran imágenes que acompañan el video, el público no percibiría que detrás de las potentes voces que entonan nuestro himno se encuentran una búlgara, una polaca, un filipino y un estadounidense. Durante esos seis minutos y un poco más también se volvieron peruanos.

"Ha sido importante para mi concretar este proyecto, más que nada por el contexto que vivimos los peruanos en este momento. Quería que fuera una forma de brindar esperanza a través de la música", relata notoriamente emocionada.

Claudia demuestra una vez más que hay mil razones para sentirnos orgullosos de ser peruanos, de utilizar nuestra creatividad, empuje, talento y patriotismo para destacar no solo dentro, sino también fuera de territorio nacional.