El hombre planea recuperar la propiedad que perdió hace 17 años. (Foto: News18)
El hombre planea recuperar la propiedad que perdió hace 17 años. (Foto: News18)

Chandrashekar es un hombre de la que desde hace 17 años vive alejado de la civilización, pero también de la tecnología como el Internet, comiendo únicamente agua y frutas. La de este ermitaño de 56 años de edad de la era moderna no tardó mucho en en las y desatar toda clase de comentarios entre los internautas.

¿Dónde vive? El hombre se encuentra entre las aldeas de Adtale y Nekkare, ambas ubicadas en el distrito de Dakshina Kannada; en medio de estas hay un denso bosque donde el sujeto vive apartado de todo vestigio de lo que podríamos llamar “civilización”.

Para llegar hasta su recóndito hogar, uno debe hacer un viaje de 3 a 4 kilómetros atravesando la espesa jungla hindú. En cierto tramo, se distinguen láminas de plástico apoyadas en palos de bambú. Al lado de esta pequeña carpa también se encuentra un auto Ambassador, que tan solo cuenta con una radio.

Chandrashekar toma duchas en el río que cruza el bosque donde vive. (Foto: EFE)
Chandrashekar toma duchas en el río que cruza el bosque donde vive. (Foto: EFE)

Por su parte, Chandrashekar, tras 17 años llevando este estilo de vida luce delgado, pero con extremidades bastante fuertes, con los cabellos sin afeitarse en años, portando pantuflas de goma, y con un par de mudas de ropa.

Pero, muchos podrán preguntarse, ¿Qué lo motivó a tomar la decisión de vivir así? Resulta que en su momento, era dueño de un terreno de 1.5 acres en el pueblo de Nekral Kemraje, pero en 2003 pidió un préstamos de 40 mil rupias (moneda de la India) a un banco cooperativo, pero no pudo devolver el monto solicitado.

Ante esto, la entidad financiera decidió subastar su propiedad. El hombre no soportó esto por lo que decidió irse a la casa de su hermana en Adtale, pero tras unos días se mudó por no llevarse bien con la familia de esta, optando por vivir sólo en lo profundo de la jungla.

Chandrashekar confecciona cestas las cuales vende en los pueblos cercanos para luego comprar alimentos. (Foto: EFE)
Chandrashekar confecciona cestas las cuales vende en los pueblos cercanos para luego comprar alimentos. (Foto: EFE)

Pronto instaló una cabaña improvisada para protegerse de la lluvia, del sol, hecho que se volvió una rutina por los siguientes 17 años, donde ya desarrolló todo un estilo de vida tomando duchas en el río, tejiendo cestas, las cuales vende en los pueblos cercanos. Con lo ganado compra arroz, azúcar y otros insumos.

Sin embargo, Chandrashekar ha confesado que desea recuperar el terreno que una vez fue suyo y que el banco subastó, por lo que ha guardado los documentos durante todo este largo tiempo.

A pesar de vivir completamente aislado de la civilización el hombre de 56 años ha recibido sus dosis de la vacuna contra el coronavirus. De más está decir que durante el periodo de la pandemia, Chandrashekar subsistió con tan solo agua y frutas salvajes.

Chandrashekar fue vacunado contra el coronavirus. (Foto: EFE)
Chandrashekar fue vacunado contra el coronavirus. (Foto: EFE)

Su estilo de vida en medio de la naturaleza ha provocado que, durante todos estos años, fuera visitado por diversos tipos de animales: desde elefantes, jabalíes, antílopes, leopardos, bisontes, hasta serpientes, pero nada de esto lo hizo plantearse la posibilidad de abandonar la jungla.

¿Qué le pasa a mi cuerpo si solo como frutas?

Las frutas son una parte importante de un patrón de alimentación saludable y fuente de muchos nutrientes esenciales, como minerales, vitaminas y antioxidante; sin embargo, su consumo excesivo podría conllevar sufrir los efectos perjudiciales del exceso de azúcar en el organismo, como el aumento de peso, presión arterial o riesgo de diabetes, detalla el portal .

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO

Humano vs Ligre: la peculiar competencia de fuerza que ofrece una granja privada en Dubai
La familia Belhasa posee una lujosa granja privada llamada ‘Fame Park’ que a menudo da la bienvenida a celebridades que visitan Dubai. Pero lo más llamativo de este lugar es el reto que ofrece a sus visitantes, ya que pone a prueba toda la fuerza de un ligre con la del ser humano.