Módulos Temas Día
lo último

Falleció Gabriel, el niño con cáncer cuyo padre se tatuó la misma cicatriz en la cabeza para apoyarlo

El pequeño, que falleció el 2 de febrero, tenía un tumor cerebral que le diagnosticaron en 2015. La foto de ambos se hizo viral hace un tiempo.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Su foto se hizo viral hace poco más de año y medio, en junio de 2016, gracias a un concurso organizado por la fundación contra el cáncer infantil St. Baldrick en el que daban a conocer a los candidatos al #BestBaldDad (mejor padre calvo). En la imagen aparecía Josh Marshall y su hijo de 8 años, Gabriel.

Su fotografía ganó el certamen y en ella estaban los dos, calvos y con una cicatriz idéntica en la cabeza. La gran diferencia era que la de Josh era un tatuaje, mientras que la de su hijo Gabriel  era producto de una operación a la que tuvo que ser sometido para eliminar un tumor cerebral que padecía desde 2015.

En aquel momento, Josh Marshall contó a ABC News, que su hijo estaba acomplejado después de la intervención quirúrgica y se sentía inseguro. "Yo le dije: '¿Sabes qué? Me voy a tatuar tu cicatriz. Así, si alguien te mira, entonces pueden mirarnos a los dos", contó.

E l pequeño no pudo recuperarse de la enfermedad, y falleció el pasado 2 de febrero. Su padre publicó en Facebook varias fotos de ellos juntos, acompañadas de un texto de despedida en el que cuenta cómo fueron los últimos momentos de la vida de su hijo.

Josh relata que durante la última semana de vida de su hijo había estado con mucho dolor. "Conduje desde KC (Kansas City) a Wesley para llevar a Gabe a urgencias porque tenía tanto dolor por su espalda y cuello y había perdido la función de su lado izquierdo. Le dieron una nueva percepción para el dilaudid (analgésico) y el hombre ayudó con el dolor", contó.

Sin embargo, relató que al día siguiente se levantó sin ganas. El encuentro con un amigo cuando iban camino al médico lo hizo animarse. Pero fue de regreso a casa cuando Gabriel empezó a sentirse cansado y se quedó dormido en el asiento del auto. Cuando su padre fue a despertarlo, ya no abrió los ojos.

“Era como a veces dicen que se van a dormir pero que nunca se despiertan. Sé que sabía que no iba a tener muchos días buenos por delante, pero ese día tuvo un día maravilloso, fue el mejor día que tuvimos en mucho tiempo. Gracias, Gabriel por darme un último regalo... ¡Ese día increíble que vivirá en mi memoria para siempre!”, culmina el emotivo post.

Leer comentarios ( )

lo último
Ir a portada