La generosidad es uno de los valores más importantes teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos. No todos tienen las mismas posibilidades ni acceso a los mismos recursos, así que compartir con aquellos que están en condiciones difíciles es un gesto digno de honrar. Así es Fedele, un panadero de Sicilia () que por más de 19 años no ha permitido que se desperdicie una sola migaja de pan en su lugar de trabajo. Su historia es viral en Facebook.

A pocos metros de la panadería donde labora hay una banca donde cada noche aparecen bolsas de pan, aceite, leche y otros productos de la canasta básica. Fedele es quien los deja ahí para que el que los necesite pueda tomarlos y tenga algo que comer esa noche.

Todo eso lo aprendió Fedele de niño, según el diario italiano La Repubblica, cuando fue a trabajar con su padre y vio llegar a un monje al que al preguntarle que necesitaba solo le pidió un trozo de pan. Al retirarse de la panadería él lo siguió y pudo observar cómo lo repartía entre la personas que más lo necesitaban.

Ese gran ejemplo no se salió de su mente nunca y sabía que su misión de vida era ayudar a los más necesitados también. Él nunca ha buscado el reconocimiento, pero es difícil que tan buena obra no se diera a conocer por lo que muchos se han unido a Fedele.