El ministro del Interior, , aclaró que no tiene ninguna injerencia sobre las actividades de la Oficina de Gobierno Interior (), cuya titular es investigada como responsable de movilizar, bajo supuestas amenazas, a diversos gobernadores del país para participar en actividades proselitistas del Gobierno.

Con ello, Albán dejó sin piso a Escalante, quien en reiteradas oportunidades mencionó que le rendía cuentas de sus actividades al ministro del Interior.

Al salir de la del , el ministro del Interior explicó que el Onagi es una oficina con autonomía administrativa y con un pliego presupuestal propio. "No tengo injerencia directa en lo que ocurre en esta institución u oficina del Estado que ahora tiene una jefa (Escalante) que ha sido nombrada por el presidente (Ollanta Humala)".

Albán explicó que su función es supervisar la marcha de la Onagi, por lo que, a raíz de la denuncia periodística de Cuarto poder, ha solicitado al Órgano de Control Interno del Mininter investigar si se usó a los gobernadores como 'portátil' del , para saber en que medida tiene fundamento las acusaciones.

"El ministro del Interior no nombra a los gobernadores provinciales y distritales. Más bien debe rubricar las resoluciones supremas con las que el presidente, a propuesta de la jefa de la Onagi, nombra a los gobernadores regionales. En este momento se ha designado a 12 de los 26 gobernadores regionales", refirió.