Ojo a la hoja. Más del 90% de los cultivos de hoja de coca van al narcotráfico. (FOTO:  DANTE PIAGGIO / EL COMERCIO)
Ojo a la hoja. Más del 90% de los cultivos de hoja de coca van al narcotráfico. (FOTO: DANTE PIAGGIO / EL COMERCIO)

La premura de la bancada depor empadronar a como dé lugar a los se plasmó en dos proyectos de ley consecutivos que, de convertirse en normas, solo fomentarían el narcotráfico. La más reciente iniciativa fue presentada por la congresista oficialista Margot Palacios, quien estuvo con Guillermo Bermejo y en ela inicios de octubre.

MIRA:

el apoyo de la ‘bancada’ de Bermejo, “declara a la hoja de coca como patrimonio cultural y cultivo emblemático que promueve la investigación y el desarrollo industrial de sus derivados”.

Sin embargo, en los detalles está el diablo, pues se propone crear un nuevo padrón de cocaleros y reconocer a 19 cuencas cocaleras, muchas de ellas con nexos directo con el narcotráfico, seis más que el proyecto previo presentado por Wilmer Quispe.

Pero lo más preocupante es que busca desaparecer a la Empresa Nacional de la Coca (Enaco), la única entidad formal encargada de comercializar los productos a base de la hoja de coca legal.

En su reemplazo se creará un Instituto de Fiscalización e Investigación Tecnológica de la hoja que controlará y fiscalizará la producción, comercialización e industrialización del potencial uso de la planta, sobre la que no hay más información. Según la oficina de prensa de Palacios, esta propuesta “solucionará el problema de la actividad económica de la producción de la hoja de la coca y el problema del ambiente de trabajo y empleo en las comunidades andino amazónicas del país”.

FORTALECER Y NO DESTRUIR

El exministro del Interior, Rúben Vargas, sostuvo que si se “quisiera respetar el uso tradicional irían por el lado de fortalecer a la entidad y trabajar en un modelo empresarial para cubrir el mercado legal y tradicional, pero no amenazarían con liquidarla”.

“Quieren convertir a toda la producción de hoja en un producto bandera, ¿pero acaso los peruanos son representados por esa coca que es pisoteada en los pozos de maceración? Eso es cocaína. Es narcotráfico. Hay que responder a estas iniciativas de manera frontal”, sostuvo a Perú21.

También alertó sobre el empadronamiento en las zonas donde el narcotráfico está presente.

“Pretenden convertir como zona de producción tradicional al Bajo Amazonas, donde hay cultivos de coca para el crimen organizado colombiano. Lo mismo en Putumayo, que tiene una hoja de coca introducida por disidentes de las Farc. Allí no hay una evidencia de un consumo tradicional histórico. Esa hoja es del narcotráfico”, sostuvo.

El especialista en narcotráfico, Pedro Yaranga, también criticó la propuesta de Palacios. “En vez de perder el tiempo, debería fortalecer a Enaco. La mayor valía que tiene Enaco fue trabajar con los cocaleros de Quillabamba que sí aplican una producción de coca natural para el chacchado e industrialización. En el resto de cuencas, la hoja está contaminada y más aún la del Vraem. ¿Qué quieren industrializar si toda esa coca es alterada y dañina para el consumo?”, dijo a este medio.

TENGA EN CUENTA

  • Guido Bellido, Waldemar Cerrón, Silvio Gutiérrez Ticona, Hamlet Echeverría, Flavio Cruz y Lucinda Vásquez Vela también firmaron el PL de Margot Palacios, todos de la facción de Bermejo.
  • AP presentó un proyecto que plantea declarar de interés nacional la hoja de coca con fines lícitos.
  • La premier Mirtha Vásquez se reunirá hoy con los cocaleros radicales de Puno.

VIDEO RECOMENDADO

Castillo se desdice sobre estatizar Camisea, y ahora dice masificarla
A través de su cuenta de Twitter el Presidente Castillo anunció que respetará libertad de empresa. Ante el primer mensaje de estatización de Camisea, el director ejecutivo de la SNMPE, Pablo de la Flor, dijo que medida crearía una gran desconfianza en el sector privado. Además, magistrado del Tribunal Constitucional, Eloy Espinoza revela que padece de fibrosis pulmonar. Y, indígenas protestan y cierran vías en Ecuador.