Manuel Merino, presidente del Congreso, también es representante de Acción Popular. (Foto: Congreso)
Manuel Merino, presidente del Congreso, también es representante de Acción Popular. (Foto: Congreso)

En marzo pasado, llegó al Congreso nada menos que con 25 representantes que contrastaban con los cinco del anterior Parlamento disuelto. Cuatro meses después, la imagen del partido de la lampa, que generó mucha expectativa, se ha desdibujado y se presenta como una agrupación dividida que nadie sabe a quién responde.

Esto último se hizo evidente el último martes al someterse a votación el pedido de confianza del gabinete Cateriano. La bancada se partió en tres aunque a decir de su vocero alterno, Ricardo Burga, no hubo división sino libertad al momento de emitir el voto. Lo cierto es que los conflictos partidarios internos parecen haberle pasado factura al bloque congresal donde la mayoría, según fuentes de Perú21, son militantes novatos “que se inscribieron con el único afán de postular”.

A la deriva

Sin contar a Rosario Paredes, quien ha pedido licencia partidaria en tanto dure la investigación fiscal en su contra por supuesto recorte de sueldo a una trabajadora, y a Manuel Merino, que presidió la sesión, son 23 los congresistas de AP que se fueron por la libre al momento de votar la confianza.

MIRA: Martín Vizcarra: ‘Negar la confianza a un gabinete recién formado genera una incertidumbre innecesaria’

Siete de ellos, todos provincianos, votaron en contra. Si algo tienen en común, indicaron las fuentes, es su relación con el exlegislador Yonhy Lescano, pero también su reclamo de mayor atención a sus regiones. El pedido de varios de ellos para que el gobierno intervenga en sus jurisdicciones para la atención de la pandemia habría sido un factor para negarle la investidura al premier, indicaron.

Los que se abstuvieron, en tanto, suman 12. A ellos se les vincula con Raúl Diez Canseco pero también con posturas antirreforma universitaria que se traducen en pedidos de interpelación como la promovida recientemente contra el titular de Educación, Martín Benavides.

El propio Diez Canseco, sin embargo, negó ayer mismo esta versión alegando que su espíritu “es de colaboración y no de confrontación”.

Los que sí le dieron la investidura al gabinete, de otro lado, fueron cuatro congresistas, entre ellos Mónica Saavedra, allegada al alcalde de Jesús María, Jorge Quintana, quien –aseguran– está alineado con Alfredo Barnechea. La pregunta es, ¿quién manda a quién en AP?

VIDEO RECOMENDADO

Rodrigo González se burla de Silvia Cornejo (TROME)
Rodrigo González se burla de Silvia Cornejo (TROME)