El jefe de la , Vicente Walde Jáuregui, rectificó sus expresiones en las que consideró que el sueldo que recibe como magistrado no es el correcto y que se deberían pagar las horas extras que cumplen los jueces.

En conferencia de prensa, el juez calificó su sueldo como “decoroso” e indicó que el monto legitima la labor que se hace en la administración de justicia. Asimismo, explicó que cada magistrado recibe una remuneración diferenciada dependiendo de su antigüedad en la institución.

“Resulta que, al juez, por su antigüedad en el cargo, se le da un estipendio adicional. Eso está en la ley, no todos ganan igual, hay unos que ganan menos y otros que ganan más […] Creo que [el mío] es un sueldo decoroso, adecuado y que legitima la labor que se hace, trascendental, en cada una de las instancias, administrando la justicia correctamente”, detalló a la prensa.

Asimismo, Vicente Walde refirió que no existe “ningún argumento válido” para que un juez que recibe una remuneración “baja” esté involucrado en actos de corrupción.

“No puede haber ningún argumento válido, ni siquiera aquel que diga que está ganando menos o muy poco, para orientar, justificar, que se realicen actos de corrupción. Un sueldo, por muy bajo que sea, no puede justificar que el juez se dedique a realizar actos de corrupción de ninguna manera, eso es antiético”, opinó.

Como se recuerda, Walde Jáuregui afirmó que gana “un líquido de 27 mil soles mensuales”, por lo que opinó que debería recibir una remuneración mayor.

"Yo estoy ganando en este momento un líquido de 27 mil soles mensuales [...] A mí me descuentan un montón de plata en impuestos [¿Ese es su pago líquido o bruto?] Bruto es el que me está pagando. Debe pagarme más", señaló a América noticias.

Se inhibe de investigación

Por otro lado, el jefe de la OCMA informó que se ha inhibido de participar en casos emblemáticos de investigaciones a jueces, luego que se difundiera un nuevo audio en el que se le escucha conversando con el ex juez supremo César Hinostroza.

“Yo me siento con una tranquilidad de conciencia absoluta, jamás he transgredido las normas y está claramente establecido lo que yo pude haber hecho. No hay nada que me comprometa. Sin embargo, por la defensa de la imparcialidad que debe haber, para que nadie sospeche de lo que yo haga pueda estar teñido de parcialidad, me he apartado de esos casos”, dijo.