En enero, la ministra viajó hasta Trujillo para inaugurar los bloqueadores. No estaban instalados. (USI)
En enero, la ministra viajó hasta Trujillo para inaugurar los bloqueadores. No estaban instalados. (USI)

Escándalo trae cola. La responsabilidad por entre el INPE, la municipalidad de La Esperanza (Trujillo) y un traficante de armas, que "donó" bloqueadores de celulares al penal de El Milagro, que finalmente no se instalaron, alcanza a la ministra de Justicia, , dijo hoy el congresista de Solidaridad Nacional .

"El alcalde de Nueva Esperanza (Daniel Marcelo), el jefe del INPE () y la ministra de Justicia han puesto en riesgo a todo Trujillo. La ciudad registra altos índices de inseguridad ciudadana y con esta situación se la ha dejado en total desprotección. Hay responsabilidad compartida", comentó a Perú21.

Este polémico acuerdo que revelamos hoy se remonta al 25 de julio del 2012, cuando el alcalde de La Esperanza, Daniel Marcelo, anunció la donación de 28 bloqueadores de celulares al penal tras firmar un contrato con la empresa Tele Taxi, compañía en manos del venezolano , procesado por los delitos de comercialización y tenencia ilegal de armas.

El convenio firmado incurrió en una serie de irregularidades, entre ellas que la empresa Tele Taxi mantenga en secreto las características de los equipos y hasta la ubicación de los mismos dentro del establecimiento penitenciario de Trujillo.

Sobre este punto, Urtecho dijo que la Contraloría General de la República tendrá que investigar el documento.

"Esto demuestra una grave improvisación y también que no se ha fiscalizado y que no se ha llevado el proceso con todos los rigores que se exigen en materia de seguridad", subrayó, tras señalar que Pérez Guadalupe tendrá que responder por este tema en el Congreso.

Como se recuerda, el último capítulo de esta historia en Trujillo, ciudad hasta donde llegó la ministra Rivas acompañada del jefe del INPE y el titular del Interior, Wilfredo Pedraza, para 'inaugurar' los bloqueadores de celulares que no se habían instalado. Fue un papelón.