Augusto Ferrero fue elegido magistrado del Tribunal Constitucional en el 2017. (Foto: Andina)
Augusto Ferrero fue elegido magistrado del Tribunal Constitucional en el 2017. (Foto: Andina)

Augusto Ferrero Costa, el único integrante del que todavía no tiene su mandato vencido, fue elegido como nuevo presidente de esta institución para el año 2022.

La labor de este magistrado a la cabeza del TC empezará en el mes de enero del próximo año, así como la de José Luis Sardón de Taboada como vicepresidente y la actual presidenta, Marianella Ledesma, quien asumirá el puesto de directora general del Centro de Estudios Constitucionales.

El próximo presidente del Tribunal Constitucional fue elegido por el Congreso como magistrado en el mes de agosto del 2017, y la resolución que oficializó su nombramiento llevaba las firmas del entonces presidente del Poder Legislativo, Luis Galarreta, y el primer vicepresidente, Mario Mantilla.

Debido a esto, es el único de los seis miembros actuales del Tribunal Constitucional (tras el fallecimiento de Carlos Ramos) que tiene vigente su cargo. Los otros cinco cuentan con su mandato vencido ya que fueron elegidos en el mes de mayo del 2014 y juraron el 3 de junio de ese mismo año.

El 14 de noviembre del 2018, el entonces presidente del TC Ernesto Blume solicitó al Congreso iniciar formalmente el procedimiento de elección de magistrados destinados a reemplazar a aquellos cuyos mandatos estaban próximos a vencer.

Ernesto Blume, Manuel Miranda Canales, José Luis Sardón, Marianella Ledesma Narváez y Eloy Espinosa-Saldaña son los cinco miembros del TC que deberán ser reemplazados por el Parlamento, donde también se deberá elegir a quien reemplazará a Carlos Ramos Núñez.

VIDEO RECOMENDADO

Defensor del Pueblo: “Presidente goza de inmunidad, no de impunidad”
También, Vladimir Cerrón convoca a asamblea de Perú Libre para definir posición sobre vacancia. Además, Contraloría: Reuniones en Breña pueden afectar la transparencia de la función pública. Y, Emma Coronel, esposa de "El Chapo", condenada a tres años de prisión en EEUU.