(Difusión)
(Difusión)

La empresa (TGP), que pertenece al consorcio Camisea, informó hoy que suspendió sus actividades en la localidad cusqueña de Kiteni debido al de tres de sus helicópteros por parte de una columna senderista, por lo que se pone en riesgo el abastecimiento del recurso en el país.

"Los hechos de violencia que venían aconteciendo desde hace unos meses ya nos impedían mantener adecuadamente el sistema de transporte. Este último hecho, además de generar la total suspensión de las actividades de mantenimiento en la zona de conflicto, nos imposibilita dar respuesta a cualquier incidente o situación de emergencia que pueda afectar la continuidad del transporte", señaló TGP en un comunicado.

Los subversivos ingresaron hoy al aeródromo de Kiteni, en la selva del Cusco, e incendiaron las tres naves sin dejar ningún herido. En el documento se indica que estos helicópteros se utilizaban en el servicio de operación y mantenimiento del sistema de transporte en el tramo de selva.

TGP señaló que por la integridad de sus trabajadores y contratistas tomó la medida de suspender sus actividades e instó al Gobierno a ejecutar las acciones necesarias para brindar las condiciones de seguridad.

El gas y líquidos que transporta TGP son utilizados para producir el 50 % de la energía eléctrica de Perú y más del 80 % del gas licuado de petróleo que consume el país, según informó la empresa.

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas dispuso hoy que el Comando Especial del VRAEM "intensifique las operaciones y acciones de persecución para la captura de estos delincuentes terroristas".

DATOSEn abril pasado, Sendero Luminoso secuestró a 36 trabajadores de dos empresas que brindaban servicios al consorcio Camisea, en la localidad vecina de Kepashiato, y los retuvieron por cinco días. El Gobierno desplegó una operación militar y policial para encontrar a los delincuentes, pero sufrió ocho bajas en su intento.

La inseguridad en la zona impide que TGP pueda reanudar las labores de expansión del ducto paralizadas en abril, que incluye la instalación de un ducto paralelo y una planta compresora, que buscan atender la creciente demanda de energía.