(USI)
(USI)

La instalación de 10 bases militares en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro () afianzará la presencia del Estado, al abrir las puertas al ingreso de otras instituciones para atender a esa población, sostuvo el viceministro de Recursos para la Defensa, Jakke Valakivi.

COMPROMISO MINISTERIALEl funcionario aseguró que el esfuerzo del Gobierno para instalar las bases en el VRAEM será "complementado" con la acción de otros ministerios a favor de los pueblos de esas zonas agrestes.

Valakivi refirió que estas nuevas bases, que mejorarán las condiciones en la que las fuerzas del orden dan seguridad a las comunidades de la zona, facilitarán el objetivo de otorgar a los habitantes oportunidades de desarrollo en una economía legal.

Resaltó que la agencia de compras para las FF.AA. y otros dispositivos aprobados por el Ejecutivo permitirán "acelerar" el proceso de contratación para la construcción de las bases contraterroristas.

"El equipamiento de las bases es un proceso continuo, estamos con 10 bases, vienen 16 más, son 26 en total en el VRAEM, y para la zona del norte del Cusco también", manifestó.