La masacre de ha sido calificada como la peor barbarie del grupo terrorista Sendero Luminoso, planificada por y ejecutada por . Hoy escondido en el .

Soras: La peor masacre, del grupo terrorista Sendero Luminoso
Soras: La peor masacre, del grupo terrorista Sendero Luminoso

Entre 1983 y 1984 varias comunidades campesinas del sur y norte de Ayacucho vivieron el terror en manos de los sanguinarios senderistas. Especialmente Soras, ubicada en el distrito de Sucre. En un contexto social marcado por la pobreza y el olvido de los gobiernos de turno.

Los senderistas imponían las nuevas reglas de convivencia a base de torturas y asesinatos de ancianos, mujeres y niños. Fue así que los ronderos de seis caseríos entre Sucre y Lucanas se pusieron de acuerdo para levantarse en contra de esta doctrina del terror que los invitaba a unirse o, de lo contrario, encontrarían la muerte. Ante esta sublevación, Abimael Guzmán ordenó a Víctor Quispe Palomino, alias ‘camarada José’, ejecutar la peor masacre.

La matanza de Soras sucedió el 16 de julio de 1984. Uno de los buses de la empresa Expreso Cabanino, que cubría la ruta de Lima a Soras, fue secuestrado con 17 personas a bordo por la columna militar de Víctor Quispe Palomino, alias ‘camarada José’. Eran 40 senderistas vestidos de policías que abordaron el bus a la altura de Chipao, en Lucanas. Los terroristas no solo asesinaron a los pasajeros en el camino, sino que fueron cubriendo de sangre a cinco caseríos más: Badopampa, Doce Corral, Chaupihuasi, Challapuccio y Tranca. En un solo día asesinaron sin piedad a 117 personas. La masacre fue “un ejemplo” para 25 comunidades de la cuenca del río Chicha que habían acordado enfrentar a Sendero Luminoso. Ese día hombres, mujeres y niños murieron asesinados con piedras, picos, machetes y balas.

MIRA: Militantes del Movadef apoyan a Pedro Castillo en la región Áncash

LO ASESINAN DE UN BALAZO

Diana Jauregui es hija de Olimpo Mauricio Jauregui de la Cruz, asesinado con otros dos dirigentes frente a sus ojos y de todo el pueblo cuando tenía 7 años de edad. Los senderistas lo acusaron de soplón y lo sometieron a un juicio popular. “En esa época en mi pueblo no conocíamos ni siquiera las armas, y a mi padre lo asesinan de un balazo, después de un segundo intento. A él y a dos dirigentes les pusieron en un espacio donde los hacen arrodillar con las manos atadas y a una de las personas la degüellan delante de todos nosotros”, recuerda.

Ese día, los ronderos del centro de Soras hacían filas para realizar la vigilancia cuando el bus Expreso Cabanino llegó repleto de supuestos “policías”, que pidieron ir hasta la municipalidad de Soras. Diana Jauregui lo recuerda como si fuera ayer. “Lo único que se escuchó después de eso fue un grito de un varón, pero un grito desesperante, horroroso, y lo que silenció a ese grito fue la ráfaga de balas. Fuimos al consejo y había borbotones de sangre, toda la plaza olía a sangre”.


ASÍ NACIÓ EL CASO

Pasaron 28 años para que el caso fuera rescatado por el exprocurador anticorrupción Julio Galindo. “Yo tengo conocimiento de que cinco integrantes de la cúpula de Sendero, entre ellos Morote Liendo, iban a salir en libertad el 12 de junio de 2013. Pero estas personas cometieron tantos delitos que no era justo dejarlos salir, fui hasta la Fiscalía de Ayacucho y desempolvando encontramos este caso Soras. Estos sanguinarios se vengaron de estos pobres campesinos con picos y machetes. No fue una muerte como cualquier asesinato porque cercenaron el seno de las mujeres, guillotinaban niños”, recuerda exprocurador antiterrorismo.

En diciembre de 2012, la Fiscalía de Ayacucho formuló el delito de asesinato con gran crueldad contra la cúpula de Sendero Luminoso y contra Víctor Quispe Palomino por ser el autor mediato. Se inició la investigación fiscal, que calificó los hechos como crimen de lesa humanidad.

Como el caso fue declarado complejo, las víctimas de Soras acudieron al despacho, en ese entonces de Marisol Pérez Tello, quien era presidenta de la Comisión de Justicia en el Congreso.

El caso Soras, la peor masacre de Sendero, no avanza en el Poder Judicial

TENGA EN CUENTA :

El 26 de junio de 2013, el Segundo Juzgado Penal Nacional incluyó en el caso a Laura Zambrano Padilla como autora mediata y cómplice de Víctor Quispe Palomino.

Hasta hoy han brindado su declaración 60 testigos o familiares de las víctimas.

Marisol Pérez Tello, quien investigó el caso desde el Congreso, reflexiona: “Que existan hoy quienes creen que el pensamiento Gonzalo, y el marxismo-leninismo-maoísmo tienen posibilidades de gobernar, es que no hemos hecho la tarea”.

VIDEO RECOMENDADO:

Las peligrosas relaciones entre Pedro Castillo y el Movadef
Las peligrosas relaciones entre Pedro Castillo y el Movadef