(Difusión)
(Difusión)

El exministro de Justicia Víctor García Toma dijo que el Estado peruano hizo un "papelón" ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH), durante la , a propósito del , que redujo la pena los miembros del grupo Colina y retiró el concepto de lesa humanidad de los crímenes cometidos por el citado destacamento militar.

Ayer, la presencia de dos procuradores en la audiencia celebrada en la Corte-IDH, uno del Ejecutivo y otro del Poder Judicial (Segundo Vitteri), que defendía el fallo del vocal Villa Stein, generó confusión en los miembros de la Corte, que preguntaron cuál era la posición del Perú. El procurador supranacional, Óscar Cubas, explicó que la posición era la expresada en la acción de amparo contra esa sentencia.

"Una primera mirada podría indicarnos que el Estado se ha presentado mal vestido ante la Corte IDH, si bien hacia afuera el Estado es uno solo, aquí de alguna manera se están confrontando dos posiciones: la del Ejecutivo, encarnada en el Ministerio de Justicia, y la del Poder Judicial, en la que ambos son entes autónomos. Y en definición, en esta crisis interna ambos tienen cada uno sus propios procuradores, pero ciertamente hacia afuera hemos hechos un papelón", declaró García Toma.

Asimismo, dijo que confía en que la Corte-IDH declare "cadáver jurídico" el fallo de Villa Stein. "Yo no soy neutral en este tema, y ya sea por la vía del Tribunal Constitucional (TC) o por la vía de la Corte Interamericana de Derechos Humanos esperamos y deseamos que esta sentencia (…) sea enterrada y se convierta en un cadáver jurídico", dijo.

También dijo que el Tribunal Constitucional –colegiado del que fue presidente– debería emitir, oportunamente, una resolución acorde con los derechos humanos, cuando se pronuncie en torno a la acción de amparo que interpuso el Ministerio de Justicia y que busca la nulidad de la decisión de la Corte Suprema.

Por su parte, otro exministro de Justicia, Aurelio Pastor, también lamentó que no haya existido una conversación previa entre los dos procuradores del Estado, para definir una posición única, que debió ser la que se presentó ante la Corte.

"Lo que hemos visto es un espectáculo que deja muy mal al Estado peruano (…) con un procurador atrapado, con muy poco conocimiento, ante lo cual el juez ha tenido que decir que mejor se vayan y avisen por escrito sobre la posición peruana", señaló en Abre los ojos.