(GEC)
(GEC)

En la audiencia del pedido de impedimento de salida del país contra , la fiscal suprema Bersabeth Revilla Corrales reveló hoy que otro miembro del equipo especial Lava Jato estaría comprometido en la investigación por tráfico de influencias que se sigue al expremier.

Se trata de la asistente en función fiscal Deily Pereda Rodríguez. Según Revilla, en el celular del investigado fiscal Alberto Rossel Alvarado se encontró vestigios de comunicaciones con Pereda.

Tras revelarse esta información, la fiscal provincial envió un oficio al fiscal superior Rafael Vela, coordinador del equipo Lava Jato para informarle que Deily Pereda fue puesta a disposición de la Oficina General de Potencial Humano.

“Es de precisar que la mencionada servidora viene desempeñándose como asistente de función fiscal del Segundo Despacho del Equipo Especial que está a cargo, y no como se ha indicado en el despacho del fiscal provincial Germán Juárez”, precisó Mori en el oficio.

Según fuentes del equipo Lava Jato la separación responde a un acto de “transparencia” porque aún se desconoce si Pereda será imputada por algún delito. “La doctora Revilla no ha coordinado nada con el equipo especial”, señalaron.

El pasado 26 de noviembre, Rafael Vela puso a disposición de la al fiscal adjunto provincial, Alexander Taboada Guardián, entonces miembro del equipo Lava Jato, luego de que un seguimiento de la Diviac confirmara que mantenía comunicaciones con Alberto Rossel, quien era el brazo legal de defensa de Villanueva en el caso Lava Jato.

Oficio de Geovana Mori al fiscal superior Rafael Vela. (GEC)
Oficio de Geovana Mori al fiscal superior Rafael Vela. (GEC)