Para el analista político, , hay signos evidentes de una separación de la derecha. Específicamente entre candidata de y , tras la segunda vuelta. En un escenario adverso a la democracia, esta separación no sería lo más conveniente.

“En el escenario de un gobierno de Castillo, que vaya por el lado autoritario con o sin Cerrón, creo que lo que haría esta derecha es aliarse y enfrentar ese escenario donde la democracia estaría en peligro donde incluye la asamblea constituyente que Castillo ha propuesto varias veces. Que estratégicamente se alíen para combatir esos intentos”, indica.

MIRA: Keiko Fujimori deslinda de la violencia que incita López Aliaga
Entrevista Gonzalo Zegarra

Incluso, el especialista coloca como ejemplo lo que sucedió con los parlamentarios oficialistas y de oposición en Venezuela, ante la dictadura de Hugo Chávez.

“Con Venezuela, por ejemplo, la situación fue agravada por una cuestión de la derecha de no saber organizarse y tomar decisiones que debieron tomar. Que la derecha democrática se una y ponga como un objetivo secundario quien la lidera, luego veremos quien llega al poder de manera democrática. Primero es salvar la democracia, ahí ya no importa tanto quien es la cabeza visible”, manifiesta Gonzalo Zegarra.

Lo cierto es que cada figura tiene sus propias aspiraciones, así lo explica.

“Más allá de las expresiones y el tono diferente, es probable, que obedezca a objetivos diferenciados específicamente a logros, a liderazgo y proyectos políticos diferenciados. Yo si creo que el proyecto de acceder al poder de la derecha ‘Keikista’ y la derecha de Rafael López, se ha vuelto a desunir”, concluye.

VIDEO RECOMENDADO:

Keiko Fujimori y Rafael López Aliaga
Keiko Fujimori y Rafael López Aliaga