(USI)
(USI)

El exfutbolista no se entregará a la justicia, pese a la que dictó en su contra el Noveno Juzgado Penal de la Corte Superior del Callao por la denuncia de interceptación de las comunicaciones en la que está implicado como instigador.

Así lo informó en conferencia de prensa su abogado, Claudio Cajina, al informar que agotarán todos los recursos legales que tengan al alcance para revertir la orden de captura, que consideró "ilegal y abusiva".

"Él no está prófugo porque la medida (del juez) no es firme. Está a buen recaudo y haciendo ejercicio legal de su derecho a defensa", explicó Cajina, al sostener que acudirán a todas las instancias judiciales posibles para revertir la situación.

ESTÁ AFECTADOEl letrado contó, además, que el exfutbolista está "sorprendido y afectado" por las circunstancias en que se ha desarrollado el caso, razón por la que también decidió no entregarse a las autoridades.

"Roberto está afectado, pero confiado en que la justicia tarda, pero llega. Él es consciente de lo que se viene, de cuáles son sus derechos", manifestó.