Ay mamita... SOS Perú, ¡septicemia judicial! (USI)
Ay mamita... SOS Perú, ¡septicemia judicial! (USI)

En primer lugar, tengo una buena impresión del mensaje presidencial. La lucha contra la corrupción y la reforma judicial son temas imprescindibles para que tengamos un país mucho más seguro.

Una norma para luchar contra la delincuencia, contra el crimen, que se tropieza con la corrupción que existe en los operadores de justicia o que se tropieza con un Poder Judicial que no es eficiente y que no condena genera una alta dosis de impunidad que permite que el delincuente siga delinquiendo.

Por lo tanto, para mí es muy importante la reforma del sistema judicial y que se luche contra la corrupción. Eso como primer punto.

Dicho esto. Sí me gustaría tocar un tema que me parece crucial: la importancia de la sanción para luchar contra el delito está relacionada con lo anterior. Pero acá me refiero a la sanción por los delitos menores.

Usualmente, tenemos la idea de que a partir de los cuatro años de cárcel, recién una persona es internada en un penal. Sin embargo, en ningún lado del Código Penal dice que algún juez puede sancionar con un mes de cárcel, con dos meses de cárcel o dos semanas de cárcel ante hechos como, por ejemplo, el robo de un celular, y que luego esta pena puede incrementarse cuando hay reincidencia.

Yo aprovecharía para plantear este tema ante esta instancia que acaba de crear el presidente de la república, que es el Consejo para la Reforma del Sistema Judicial. Que se hagan dos cosas: una, tener establecimientos penitenciarios para el delito menor –que a mi modo de ver, podría hacerse con una alianza público-privada– y, dos, que los jueces se instalen en las comisarías para que –ante los hechos de flagrancia de delitos menores– puedan impartir justicia de forma inmediata.

Creo que si empezamos a sancionar los delitos menores, vamos a poder dar un ejemplo ante la ciudadanía de que la impunidad no se permite. Hay ejemplos internacionales de éxito sobre esta forma de administrar justicia.

Si eso no funciona; es decir, no se sanciona desde un principio, difícilmente vamos a poder tener mayor seguridad en las calles. El impacto de la inseguridad ciudadana suele darse por robos menores que no terminan en una sanción efectiva con el delincuente.

Un tema que el presidente no mencionó en su discurso es la reforma de la Policía Nacional. Eso parece estar a largo plazo. “La lucha contra la corrupción y la reforma judicial son temas imprescindibles”.