Las graves denuncias por supuestamente haber estafado a miles de ciudadanos quitándoles sus ahorros con el cuento del accionariado en RBC, su extinto canal, deberían bastar para que los limeños desechemos a como opción para ser el nuevo alcalde de Lima.

Al popular hermanón, sin embargo, no le basta con cargar esa pesada mochila y, ahora, lleva en su candidatura con Perú Libre, el partido del ex gobernador radical de Junín Vladimir Cerrón, a una serie de personajes que merecen ponerse al descubierto para que los lectores juzguen.

SUS REGIDORES

Como postulante a teniente alcalde está Carlos Granda Coianti, un bachiller en Administración de Empresas de la Universidad del Pacífico, con estudios de especialización en la Aix Marseille Université de Francia, y que, contrariamente a su legajo académico, fue condenado en 2012 por el delito de colusión simple en agravio de la misma Municipalidad de Lima a la que ahora pretende acceder.

Granda fue regidor de la comuna de 1993 a 1995, fecha en la que Belmont dirigía el municipio y, además, se desempeñó como presidente del directorio de Emilima (Empresa Municipal Inmobiliaria).

En el ejercicio de este cargo fue que, según la acusación fiscal, se coludió con la asociación de propietarios San Francisco de Ancón “para beneficiarla en la solicitud de adjudicación bajo la modalidad de venta directa de terreno ubicado en la Bahía de Ancón (...) para un proyecto de rehabilitación urbana con fines recreacionales de vivienda temporal”.

Con ese objeto, se indica en el expediente, “se pronunciaron por la procedencia de la adjudicación vulnerando la Ley Orgánica de Municipalidades vigente; que Emilima tasó dicho terreno en la suma de US$117,384.43 cuando el monto real de la tasación ascendía a US$176,681.87, apreciándose una subvaluación de US$59,297.37, lo que equivalía a un beneficio a favor de la referida asociación en concertación de voluntades con los funcionarios” de Emilima.

Por estos hechos, el 6 de enero de 2012, la Primera Sala Penal para Procesos con Reos Libres lo sentenció a tres años de prisión suspendida y ordenó una inhabilitación de tres años para el ejercicio de cargos públicos. Empero, el 18 de junio de 2014, la Corte Suprema declaró la nulidad de la sentencia por prescripción; es decir, no se le halló inocente, sino que se vencieron los plazos.

“¡Ustedes (los periodistas) toman la función del Poder Judicial! Es increíble. Me parece una maniobra medio artera. ¡Yo ya pasé por el filtro del JNE!”, manifestó a Perú21 Granda Coianti tras asegurar que no registra antecedentes penales. Acto seguido, colgó el teléfono y después no volvió a contestar.

Este personaje es hombre de confianza de Belmont, pues fue uno de los directores de RBC, según el portal de la Bolsa de Valores de Lima (BVL).
Quien consignó una condena en su hoja de vida, y aun así postula en la lista de Belmont, es Jovino Sedano Quispe. Sedano, quien lleva el número 27, tiene una sentencia laboral de 2009. En aquel año, también fue demandado por Essalud por el delito de apropiación ilícita, falsedad ideológica y genérica, debido a que, consignando datos falsos –según Essalud–, se quiso apropiar de un pago que por error administrativo le realizó la entidad cuando ya había dejado de ser trabajador CAS de la dependencia de Huancavelica.

La personera legal de Perú Libre, Ana María Córdova, indicó a este diario que fueron notificados de esta condena por el JEE de Lima Centro. Ella no nos quiso facilitar el contacto con Sedano alegando que podría responder porque conocía el caso. Aseguró que Sedano “no devolvió el dinero voluntariamente” y que, por ello, “tal vez se equivocó” al esperar que una sentencia lo obligase a hacerlo.

El JEE emitió una resolución el 25 de julio en la que dice que no hay fundamento para la exclusión del candidato. Según la normativa vigente, están impedidas de postular las personas con sentencias consentidas o ejecutoriadas por delitos dolosos, o de terrorismo, tráfico ilícito de drogas, corrupción y violación de la libertad sexual. A los que tengan condenas por otros casos, como Sedano, les basta con acreditarlas en su hoja de vida para tener luz verde.

INCOHERENCIAS

Como era de suponerse, en la fórmula de Belmont postulan varios radicales afines a Vladimir Cerrón. Uno de ellos es el candidato a regidor número 2, Braulio Grájeda, quien intentó llegar al Congreso en 2016 proponiendo eliminar el SNIP (Sistema de Inversión Pública) y el OSCE (Organismo Supervisor de las Contrataciones).

Un caso curioso es el de Herman Mendieta (39 en la lista a Lima). En 2016, cuando Cerrón postuló a la presidencia del Perú, firmó un documento en el que se conminaba a todos los transportistas de taxi colectivo a votar por Keiko Fujimori en la segunda vuelta.

Ayer, Belmont dio una entrevista a ATV en la que aseguró que “nuestro periodismo se ha convertido en un periodismo de autopsias, en lugar de tener un periodismo de pronóstico, de prevención”. Pues bien, prevenidos estamos con esta lista.

RICARDO BELMONT
RICARDO BELMONT

TENGA EN CUENTA

* En julio, Perú Libre, que postula a Belmont, fue incorporado como miembro permanente del Foro de Sao Paulo.

* El evento, fundado en 1990 por Lula da Silva, aglutina a movimientos radicales de izquierda en la región.

TAGS RELACIONADOS