Martens: “Como país, la mayor deuda que tenemos actualmente es la educación rural”.
Martens: “Como país, la mayor deuda que tenemos actualmente es la educación rural”.

Esta semana, 107 congresistas demostraron ser los enemigos de los niños del Perú. Aprobaron una ley que les abre las puertas de las escuelas a docentes que no lograron aprobar o se negaron a dar un examen de conocimientos que evaluaría su nivel pedagógico. La exministra de Educación se cuestiona si los parlamentarios tienen los suficientes conocimientos para tomar una decisión que afecta a millones estudiantes del sistema público.

El jueves, mientras casi todo el Perú miraba el partido contra Paraguay, el Congreso aprobaba una ley que les abría la puerta de las escuelas a docentes que jalaron su prueba de conocimiento. ¿Qué significa eso para el país?

Sin duda es un retroceso. Desde 2012 tenemos una Ley de Carrera Pública Magisterial en la que el componente de meritocracia tiene un rol importante. Es esta política educativa que tiene como uno de sus pilares la revalorización de la carrera docente. Es un golpe duro para más de 350 mil profesores que están en el sistema educativo nacional.

"Ley populista y clientelista" - La palabra de Martens
MIRA: Congresistas le abren la puerta de las escuelas a docentes jalados

El Congreso usó el argumento de la reivindicación de derechos como justificación para aprobar esta ley.

Ese argumento no es válido y no es cierto. Cuando se aprueba la Ley de la Carrera Pública Magisterial en 2012, se da un periodo de dos años a los docentes que están por titularse para que puedan hacerlo y se les pidió que, al igual que el resto de docentes, se presentaran al examen de ingreso a la carrera magisterial.

¿Esos profesores rindieron el examen?

Eso no se dio. Más del 70% ni siquiera acudió a la prueba, y los pocos que acudieron no ingresaron, y en las mismas condiciones que otros tantos docentes que sí aprobaron. No es una reivindicación; más bien, es un golpe a los profesores que se esforzaron y que demuestran, a través de la práctica, que la calidad y meritocracia es importante para mejorar la educación.

¿Esta sería una nueva ley populista que se aprueba en el Congreso?

En educación yo pediría no crear ni leyes ni políticas clientelistas, y esto definitivamente tiene ese sesgo. Están priorizando tal vez algún rédito, no sé si es político, por encima de la igualdad de oportunidades para más de 6 millones de estudiantes que están en el sistema público cuyos docentes deben tener una carrera magisterial en la que permanezcan los mejores. Además de ser populista y clientelista, está golpeando a más de 350 mil docentes que hoy están en la carrera de la mejora continua, en una carrera meritocrática.

¿Se imagina con qué cara un profesor que jaló su examen de conocimientos va a desaprobar a un alumno de su aula?

A mí me gustaría que les pregunten a los niños y niñas que están en las escuelas qué quieren de sus profesores. Ellos quieren un ejemplo, un referente. Primero, no hay un respeto de nuestro orden democrático. Los congresistas seguro tienen buena voluntad, pero ¿tienen realmente el conocimiento técnico para tomar decisiones como estas?, ¿conocen lo que es la Ley de Carrera Pública Magisterial?, ¿conocen realmente dónde están las urgencias? En la educación rural necesitamos docentes altamente capacitados y por supuesto en mejores condiciones. ¿Por qué no nos concentramos en las urgencias y no en iniciativas que lo único que nos hacen es retroceder?

¿Cuál debe ser el perfil del maestro del bicentenario?

Priorizaría un maestro, un profesional con valores éticos, ciudadanos que promuevan la convivencia ciudadana dentro del espacio donde les toque formar a sus estudiantes. Buscaría una carrera en la que los mejores pugnen por ingresar, donde las condiciones sean realmente atractivas para que los mejores entren y quieran permanecer. Un profesional respetado en la sociedad que entienda que en sus manos tiene el futuro del país.

¿Entonces, al Ejecutivo le tocaría observar la ley?

Al gobierno le tocaría observar esta ley, pero yo propondría algo más allá: dar autonomía a la política educativa independientemente del gobierno de turno, del Congreso de turno. Que tenga la autonomía para tener continuidad. El Congreso viene con zancadillas, por eso tenemos que ver cómo despolitizamos la educación. Estamos hablando de nuestros niños y niñas.

MIRA: Martín Benavides: Catorce mil docentes que sí pasaron evaluación perderían sus puestos

¿Con un organismo autónomo tipo la Sunedu?

La Sunedu nos daría una evaluación objetiva y aseguramiento de la calidad. Tenemos la figura del Banco Central de Reserva, una institución autónoma al gobierno y exitosa a la cual recurrir en emergencias. Tenemos ejemplos importantes (de autonomía). También necesitamos un reordenamiento del sistema educativo para que las regiones puedan diseñar sus políticas focalizadas y que, además, haya compromiso de las regiones para fortalecer sus competencias de gestión.

En muchas de esas regiones el componente tecnológico es básico. ¿Cómo diseñar una política con esas desventajas?

Hoy vemos que la tecnología digital puede ser un factor que cierra brechas o un factor que las abre. Donde no hay tecnología digital, esta propuesta de educación a distancia no ha llegado en la misma calidad. Las personas con menos poder adquisitivo tienen menos acceso a la educación digital que nos podría ayudar a cerrar estas brechas que tenemos.

La pandemia ha desnudado al sector. ¿Cómo calificaría este año para la educación?

El sector educación evidenció su fragilidad. En la agenda país está la necesidad de dar una merecida priorización al sector a través de incrementar el presupuesto en el marco de propuestas. No nos van a asignar más presupuesto si no hay metas claras, ambiciosas con planes implementables. Eso requerimos urgentemente. Como país, la mayor deuda que tenemos es la educación rural. Nuestros jóvenes evaluados de segundo de secundaria no llegan ni a 20% del nivel de logro en comprensión lectora. En los próximos cinco años se van a jubilar cerca de 150 mil docentes y no está ingresando talento joven a la carrera. Tenemos un cuerpo de docentes bastante mayor.

¿La carrera de educación ya no es atractiva para los jóvenes?

La evidencia nos muestra que son pocos los jóvenes que salen del colegio y optan por la carrera de Educación. Las razones son evidentes: la remuneración, las condiciones en las que trabajan, la formación que tienen. Para ingresar a la carrera de docente se requiere el menor puntaje que en todas las otras profesiones. En países vecinos (Chile y Colombia) la percepción del docente es superior de la que tenemos acá.

¿Qué pronóstico se animaría a hacer para 2021?

El 2021 será un año de muchos retos. Si volvemos a la educación presencial, no debemos perder todo lo aprendido este 2020 alrededor de la formación de competencias digitales y ciudadanas. Tenemos que diseñar un sistema híbrido: se puede tener un sistema de educación a distancia, pero que no reemplace a la educación presencial.

¿Las tablets que anunció el gobierno ayudarán a ese objetivo?

Las tablets sí van a ayudar porque detrás de ese equipo hay una propuesta educativa. Es lógico que desde el lado privado la respuesta es mucho más rápida. El Ministerio de Educación elaboró una buena propuesta con , pero la capacidad de implementación no es tan efectiva como habríamos querido.

En Care compraron tablets.

En Care compramos tablets para zonas rurales en cuatros regiones. Primero, creamos al agente comunitario para que haga la conexión entre los padres y docentes. Inmediatamente hicimos una propuesta a distancia en la que los estudiantes podían fortalecer su autoaprendizaje para tener autonomía. Cargamos la plataforma de Aprendo en Casa (en las tablets). No solo es la tablet la que nos llevará la solución, es toda la propuesta de modelo educativo que trae la tablet.

DATOS

  • Marilú Martens fue ministra de Educación de diciembre de 2016 a setiembre de 2017, durante la gestión de PPK.
  • Actualmente se desempeña como directora de la ONG Care Perú, con presencia en 18 regiones del país.
  • En setiembre de 2017 dejó el gabinete luego de que el Congreso de mayoría fujimorista desaprobara la cuestión de confianza presentada por el entonces premier Fernando Zavala.
  • Durante la huelga de maestros del Conare-Sute de 2017, Martens defendió la continuidad de la carrera pública magisterial.

TENGA EN CUENTA

  • Los congresistas Omar Chehade, de la bancada Alianza para el Progreso, y Ricardo Burga, de Acción Popular, enviaron cartas al presidente del Parlamento, Manuel Merino, para que se vote el proyecto de ley que autoriza el retorno a las aulas de docentes jalados.
  • El presidente de la Comisión de Educación, Luis Dioses (Somos Perú), expuso en el Pleno el proyecto, que es de autoría de la excongresista fujimorista Milagros Salazar.
  • El proyecto se aprobó en 2018 en la comisión que presidía la fujimorista Tamar Arimborgo, y quedó listo para votarse en el Pleno. Pero la presión mediática los hizo retroceder hasta que llegó el cierre del Congreso.
  • Pero, mientras Perú le empataba a Paraguay, el Congreso le metía foul a la educación. Y después de las gestiones de Chehade y Burga, el tema se puso a votación y consiguió que sea aprobado por 107 votos.

VIDEO RECOMENDADO

América Latina supera los 10 millones de casos