(USI)
(USI)

Patricia Kadenapkadena@peru21.com

Renzo Reggiardo, a diferencia del ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, considera que se debe declarar la situación de emergencia en seguridad ciudadana.

El ministro Pedraza no llegó a ser censurado. ¿Está de acuerdo o en desacuerdo?Yo no me quedé hasta el final de la sesión, pero yo habría votado por la no censura. También habría votado, si hubiese sido una prerrogativa del Congreso, por mantener al general Raúl Salazar en la Policía.

¡¿Por qué?!Porque la inseguridad va más allá de una mala gestión del ministro o del director de la Policía. Creo que esto es más estructural y depende de una persona fundamentalmente: del presidente de la República. Ahí está la clave del asunto.

¿Y el primer ministro, el titular del Interior, el director de la Policía…?No, porque lo que ha hecho Humala es delegar en ellos las responsabilidades que él tiene que asumir.

Pero el presidente no puede hacer todo tampoco, ¿o sí?No, no, pero yo vengo sosteniendo, desde hace mucho tiempo, que el presidente tiene que hacer un gesto nada más, un gesto que puede cambiar la historia, el destino.

¿Qué gesto?Convocar a los líderes de la oposición, al señor García, a la señora Keiko, a los señores Toledo, Castañeda, Kuczynski, a la señora Lourdes Flores, invitarlos a Palacio y pedirles que hagan un compromiso en favor de la seguridad del país, y no politizar el tema. Lo que hemos visto en los últimos tiempos solo son gestos políticos, tanto del Gobierno como de la oposición, como si la salida del director de la Policía haya logrado que la delincuencia termine. Los políticos y el Gobierno deberían sacarse de las cabezas que este tema es político.

Supongamos que acepten la convocatoria. ¿Qué tendría que decirles el presidente?Primero, los líderes políticos tendrían que comprometerse a darle una tregua al Gobierno en materia de seguridad, y el presidente tendría que plantearles cosas muy concretas y con plazos. El presidente debería pedirles que apoyen el otorgamiento de facultades legislativas para que el Ejecutivo pueda presentar un paquete de normas en seguridad ciudadana, que pasa por cerca de 80 o 90 leyes, que puede ser una gran ley en seguridad con una serie de artículos. Acá se tiene que presentar un paquete en simultáneo, en el marco represivo, preventivo, en el aspecto penitenciario, etc.

¿Y eso no lo puede hacer el Congreso?No va a ser suficiente. Ha pasado un año y medio desde la crisis máxima que hemos vivido y… ¿qué hemos tenido a nivel de leyes? Muy pocas, porque se necesita trabajar en simultáneo y en conjunto. La seguridad se tiene que manejar como la economía: a mediano y largo plazo. No la politicemos. No salgamos a vender humo cuando la Policía hace una captura importante, y del otro lado, cuando haya una situación de violencia, no pidan las cabezas de los jefes policiales o de los que tienen que ver en el sector.

Entonces, tampoco está de acuerdo con la interpelación al premier Juan Jiménez…La interpelación es otro tema. La interpelación es ir a responder y a dar cuenta de cuáles son los planes. La interpelación sí. Ahora, si tiene que salir el ministro, eso se tendrá que analizar. Yo preferiría no opinar sobre el fondo, pero no podemos, por unos hechos que se suscitan, calificar. Hay que mirar en general, pero se usa esto políticamente, a eso voy.

¿El Gobierno tiene claro hacia dónde quiere ir en materia de seguridad ciudadana?Hasta el momento parece que no lo tiene claro, pero tendrá que ponerse eficiente. El plan lo van a tener claro en la medida en que haya dirección, en la medida en que haya liderazgo, en la medida en que tengamos una cabeza y que a partir de esa cabeza puedan funcionar las extremidades, que serían el Ministerio del Interior, el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Congreso…

Cuando sucedió el caso de su hija, el presidente se puso al frente del Conasec y…Y después lo dejó, se lo derivó al primer ministro, y yo creo que él tiene que ver muchísimos temas y no creo que tenga que estar siendo el líder de la seguridad ciudadana. El líder de la seguridad ciudadana tiene que ser el presidente, para que se puedan tomar decisiones a partir de su dirección.

¿La inseguridad es un problema real o es una percepción?Es un problema real. Las cifras están. Víctimas de algún hecho delincuencial son, por lo menos, el 60% de las personas. De ese 60%, la mitad ha sido víctima de un hecho criminal y, de esos, la mitad no lo denuncia. Entonces, nuestros números relacionados con la inseguridad son falsos, no son reales, porque todas las cifras de victimización están basadas en ese 50% que denuncia.

Muchos especialistas señalan que no faltan leyes, sino un mayor control en la aplicación de las que ya existen, y falta un plan mejor estructurado…Yo creo que esa estructura podría empezar a funcionar a partir del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (Conasec), con objetivos bien claros. Pero yo creo que sí se necesita un marco legal adecuado.

¿Para establecer penas más severas, establecer nuevos delitos? ¿Para qué?Necesitamos mayores penas para los que dañan y atentan contra menores de edad; necesitamos eliminar los beneficios penitenciarios para los reincidentes y habituales, ponerles brazalete electrónico a los primarios; hay que bajar la inimputabilidad a 16 años para evitar que los delincuentes cabecillas de las bandas envíen a menores de edad para que cometan delitos. Ahí tienes algunos ejemplos de lo que falta a nivel legislativo. No es que ya todo está dicho.

¿El Conasec está funcionando o no?Ahora está funcionando, dicen, pero sin la participación de las cabezas, con funcionarios de segundo nivel, y eso hace que no se tomen decisiones.

¿Fue un error que el presidente dejara la dirección del Conasec?Yo creo que sí, y no lo digo con ánimo de criticar, sino con ánimo de contribuir a que esto cambie. Ahí ha habido un error. A mí, el Conasec me generó mucha expectativa pero, de pronto, chau. Eso me parece grave.

Pero esas reuniones terminan siendo sumamente burocráticas, todo el mundo habla y no llegan a nada…En la tercera reunión, si no me equivoco, es donde yo planteé establecer grupos de trabajo y que cada uno se encargara de temas determinados. Creo que el Conasec debe seguir, pero mejor estructurado, incorporando a la prensa y a los líderes políticos, porque tienen que asumir un compromiso, porque el Gobierno no puede manejar a los líderes políticos.

¿Qué acuerdo importante ha salido del Conasec?Se creó un fondo de seguridad ciudadana de 200 millones de soles que el INPE utilizó para implementar una serie de cosas. El fondo quedó ahí nomás, no se ha vuelto a ampliar. Se aprobó el plan de seguridad ciudadana que establecía que los municipios y gobiernos regionales debían presentar sus planes de acuerdo con ese gran plan. Y reitero, hay que convocar a los líderes políticos porque, por ejemplo, el presidente y el Conasec podrían decir: Señores, necesitamos declarar en situación de emergencia la seguridad ciudadana en el país porque necesitamos comprar. ¿Para cuándo? Para mañana.

Pero el ministro del Interior ha dicho que no estamos en una emergencia…Claro, si el ministro dice que no es necesario, estamos mirando otra realidad. Nadie puede negar que hay desabastecimiento en la Policía. Entonces, para solucionar ese problema hay que tomar medidas de urgencia, porque es la Policía; entonces, la declaras en emergencia por desabastecimiento.

Cuando se habla de facultades delegadas, siempre se critica al Congreso porque abdica de sus funciones…Pero tenemos que ser conscientes de que hay temas que deben tener prioridad. La seguridad es un tema que les compete directamente al Ejecutivo y al Gobierno Central, que es el que conoce todos los sectores, maneja todos los ángulos, el aspecto penitenciario, educativo; entonces, ¡pum!, presenta un paquete y le das un plazo: hazlo en dos meses. Si no vemos esto con la inmediatez que se requiere, las cosas no van a caminar, vamos a aprobar dos proyectitos, dos más dentro de dos meses…. En el Congreso hay 60 proyectos de ley, de los congresistas, y no salen. No me gusta cuando el Ejecutivo dice hemos presentado 16 proyectos, como si esos 16 proyectos de ley fueran la panacea, cuando hay un montón de proyectos de ley y no se aprueban. Se tienen que aprobar todos, se tiene que presentar un paquete, y lo tiene que hacer el Ejecutivo.

Entonces, ¿la Comisión de Seguridad Ciudadana del Congreso debería desaparecer?No, al contrario, creo que debe tener facultades de comisión dictaminadora. Ahora solo puede mandar proyectos de ley, funciona como una bancada; entonces, nuestros proyectos terminan en otras comisiones, se convierte en una instancia más. Entonces, desde ese punto de vista, la comisión está coja. Ahora, hay congresistas de la Comisión de Defensa empecinados en que desaparezca.

Pero, tal como está, no tiene mucho sentido…Pero sería un gravísimo error que la desaparecieran. Tal como está no avanza porque hay una doble función, pero la Comisión de Defensa debería entender que una comisión orientada a un tema es mucho mejor que una gran comisión que ve muchos casos.

¿Cree que el Gobierno tiene una real voluntad política de luchar contra la delincuencia?Lo que yo vi, cuando fui parte del Conasec, fue mucha decisión del presidente Humala. El solo hecho de asumir el liderazgo del Conasec era una decisión política clarísima.

¿Qué ve ahora?Que ya no hay una voluntad política clara y que se sepa, porque la voluntad política también tiene que conocerse. La población tiene que darse cuenta de que sus líderes, su presidente, está sentado en el cargo, ejerciendo esa función, y que tiene esa voluntad política.

Lo que han hecho el presidente y su primer ministro es quejarse de la prensa por difundir los hechos delincuenciales…Lo que yo esperaba cuando sucedió lo del periodista Luis Choy y lo de la notaría Paino, fue que el presidente diera un mensaje a la Nación, que tranquilizara a su población y le dijera a la delincuencia: ¡Hasta aquí nomás! Y ahí es donde yo planteo que se convoque a los líderes para tomar decisiones de inmediato. Son señales que tienes que dar.

SABÍA QUE

- En agosto de 2011, la hija del congresista Renzo Reggiardo resultó herida de bala cuando un grupo de delincuentes atacó la camioneta en la que se encontraba junto con su madre.

- En enero del presente año, tres de los delincuentes fueron sentenciados a penas de entre 30 y 35 años de prisión.

- El parlamentario Renzo Reggiardo expresó su disconformidad con la decisión judicial y demandó que se les impusiera la condena de cadena perpetua.

FRASES

- "El Conasec está funcionando, dicen, pero sin la participación de las cabezas, con funcionarios de segundo nivel, y eso hace que no se tomen decisiones".

- "El Congreso es un foro de diálogo, de debates, de consenso. Y debatir y tener consensos en temas tan delicados como la seguridad ciudadana no va a ser posible en el Parlamento. Esto se tiene que hacer con la inmediatez y la amplitud de normas que se necesitan. ¿Quién lo puede hacer? El que maneja la seguridad, el Ejecutivo".

- "No me gusta cuando el Ejecutivo dice 'hemos presentado 16 proyectos', como si esos 16 proyectos de ley fueran la panacea, cuando hay un montón de proyectos de ley y no se aprueban, y se tienen que aprobar todos".

- "La Comisión Especial de Seguridad Ciudadana ahora solo puede mandar proyectos de ley, funciona como una bancada. Sus proyectos de ley terminan en otras comisiones, se convierte en una instancia más. Desde ese punto de vista, la comisión está coja, pero no creo que deba desaparecer".