Foto: César Fajardo
Foto: César Fajardo

Patricia Kadenapkadena@peru21.com

señala que el Perú debería "ponerse los pantalones" y tomar una decisión para evitar las "injusticias" de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ().

¿Cuál es la impresión que tiene sobre esta operación en la que se "rescató" a varios niños y murió una pequeña?No lo tengo claro. Aún no hay una explicación coherente; por lo menos yo no conozco de qué se trató. Puede ser que tuvieran información de que había niños secuestrados y que la operación haya tenido como finalidad rescatarlos, pero parece que no eran niños secuestrados, aunque el ministro del Interior ha dicho que nunca dijeron eso…

El comunicado hablaba de niños cautivos.Que no es lo mismo que secuestrados. Yo no descalifico la operación a priori porque, efectivamente, pueden haber habido objetivos claros y, aunque no se hubiesen conseguido, son parte de las acciones que hay que hacer. Creo que hubo un aprovechamiento político, me refiero a la recepción de la primera dama y de la ministra Jara, porque parece que no eran niños secuestrados… Lo que sí me parece mal es la forma que Pedro Cateriano utiliza para intentar aclarar las cosas.

¿A qué se refiere?Lo que no me parece adecuado es el tono amenazante, el tono agresivo y confrontacional que usa. Pedro ha dicho que este gobierno, que es absolutamente democrático, no como en otros, no se está ocultando nada. ¿Está queriendo decir, sin decir, que en el gobierno anterior se ocultaron cosas? Me parece una falta de responsabilidad por lo menos.

¿Cómo observa usted la actitud del Gobierno en la lucha contra el terrorismo?Aunque parezca absurdo lo que voy a decir, mientras en muchos campos veo una constante indecisión del Gobierno, en la lucha antiterrorista sí veo una decisión política y muy clara. Lo que puede estar faltando es el apoyo que requieren las fuerzas del orden; apoyo material, legal, político y moral.

¿Esa misma voluntad la tenía el presidente Alan García?Sí.

Pero ese no parecía ser un tema que…Que lo asumiera el presidente. En mi interpretación, Alan García concentró sus esfuerzos fundamentalmente en que en el país hubiese cada vez más empleo, menos pobreza, más inversión, y dejó otros temas en los que él no participaba tan activamente. Eso no significa que no le daba importancia, se la daba, pero él estaba personalmente más comprometido en el otro tema.

Usted cuestiona que se diga que en antes no se hizo nada, pero ¿qué hizo en su gestión como ministro de Defensa?Me gustaría responder diciendo simplemente: Pregúntenle a los militares con qué ministro se sintieron mejor. Pero no voy a responder así. Con las limitaciones de tiempo y de recursos que tuvimos, si bien no estoy satisfecho, creo que se apuró la adquisición de equipos de diversos tipos, se detuvo algunas cosas irregulares, peleamos muchísimo por el tema de los sueldos; se compraron 8 helicópteros que, según dicen en las propias FF.AA., es una compra ejemplar…

Lo que no fue muy ejemplar fue la compra de chalecos antibalas.Primero, que eso no es de la gestión del ministro, eso es algo propio del pliego ejecutorio del Ejército. Pero eso ha sido materia de investigación, y creo que la comisión que lo ha investigado tiene ya algunas conclusiones.

Para usted, ¿sirve o no sirve el informe de la CVR?Algunas cosas pueden servir. Yo me he propuesto la tarea de analizar una a una las 171 conclusiones porque me he dado cuenta de que el conjunto de conclusiones se puede clasificar en varias categorías: Una, que lo que afirman no es ninguna novedad; otra, que son conclusiones falsas; y una tercera que son elucubraciones o suposiciones muy subjetivas.

Usted no estuvo de acuerdo con la creación de la CVR.Siempre estuve en desacuerdo porque, para que haya objetividad en el análisis, tiene que pasar mucho tiempo (…) En mi concepto, Carlos Tapia fue el verdadero presidente de la Comisión, que manejó todo como quiso. Eso se comprueba cuando se lee libros escritos por Tapia y se comparan con el lenguaje de las conclusiones del propio informe.

¿No está desmereciendo el trabajo de Salomón Lerner?¡Por supuesto que lo estoy desmereciendo!, porque creo que quien los llevó un poco de las narices fue Carlos Tapia.

Durante el régimen de Fujimori se dieron leyes muy drásticas contra el terrorismo, que luego fueron cuestionadas por la Corte IDH…Así es. Y eso es parte del error que cometió el gobierno de Paniagua y el de Toledo, porque nadie puede dudar, y aquel que lo dude que se atreva a decirlo en público. Sé que ellos se quejaron, sé que la Corte IDH influyó…

¿Cabía la posibilidad de hacer otra cosa?¡Por supuesto! ¡Mantener las leyes! Las leyes estaban bien hechas.

¿Se podía desobeceder a la Corte IDH…?Es que ese es el problema. Por eso es que siempre he mantenido que nos deberíamos de salir de la competencia contenciosa de la Corte para los temas de terrorismo.

¿Eso no convertiría al Perú en un paria internacional?¡Y a mí qué me importa que me consideren paria! ¡Seríamos tan parias como Estados Unidos, que no ha firmado ningún pacto de derechos humanos! Creo que las injusticias que se han cometido contra el Perú justificarían que nos pusiéramos los pantalones y dijéramos, llámennos paria, pero nosotros no vamos a aceptar esto.

El presidente niega que exista un cogobierno con su esposa, pero las encuestas dicen lo contrario.Si a mí me hubiesen preguntado yo estaría en ese 26% que cree que hay un cogobierno.

Humala ha llamado machistas a los críticos de su esposa.A mí me parece bien que el presidente defienda a su mujer, eso no lo critico…, pero vemos un protagonismo y unas intervenciones que van más allá de lo que sería prudente en una primera dama. Ella no solamente no debe inmiscuirse en acciones de gobierno sino que tampoco debe parecer que se inmiscuye. Por otro lado, yo sí tuve información de que, en la convocatoria del último gabinete, Nadine Heredia llamó por teléfono a Diego García Sayán para ofrecerle la presidencia del Consejo de Ministros. García Sayán, ni que fuera tonto, en su vida cómoda y muy bien remunerada y con bastante poco trabajo, se negó y recomendó a Jiménez. La llamada la hizo ella y eso no es lógico.

¿Son suficientes las explicaciones que el presidente ha dado sobre su hermano Alexis?El presidente, en mi concepto, sí supo del viaje de Alexis a Rusia y, si bien dijo que él no tenía nada que ver, hay una carta que lo confirma. Ahora él está impedido de reconocer eso porque ya tomó una actitud frente a ese tema. Creo que después él sí ha deslindado con su familia, tanto por los temas de Antauro como de Alexis, y creo que sí ha sido tajante.

¿Admite que sus críticas a las esterilizaciones forzadas ayudó a la caída de Keiko Fujimori en las elecciones?Puede ser. Le contaré una cosa. Con Pepe Barba hicimos nuestro taller político a Keiko, y entre las cosas que le decíamos era: Es evidente que el tema de las esterilizaciones va a salir y, si sale, lo único que hay que decir es que ese fue uno de los errores del gobierno de mi padre y que de ninguna se van a repetir. No había que entrar a defender, a decir que no había culpabilidad, que ya se había juzgado, cosa que es verdad. Pretender decir que eso fue un delito de lesa humanidad eso es una aberración.

Pero de alguna manera fue un cabe a la campaña.Fue un cabe que estaba previsto, y estaba previsto la forma de saltárselo, pero fue un error entrar a discutir la responsabilidad o no responsabilidad de algunas personas, concretamente de algunas personas como Alejandro Aguinaga. ¿Para qué?

SABÍA QUE

- Rafael Rey dice que no hubo irregularidades en la compra de chalecos antibalas, pero sí demora y equivocación en la prioridad que debía darse a la adquisición de chalecos de determinadas características.

- Opina que Nadine Heredia no puede ni debe postular en 2016.

FRASES

- "Yo sí tuve información de que, en la convocatoria del último gabinete, Nadine Heredia llamó por teléfono a Diego García Sayán para ofrecerle la presidencia del Consejo de Ministros".

- "El primer atentado planificado por Abimael Guzmán no fue el de Chuschi, el año '80, sino el de Huanta el año '69, que tomaron todo el pueblo, dinamitaron el puente…, por eso el gobierno militar, a inicios del año 70, toma preso a Abimael Guzmán y a otros y, entre otros, Tapia, Degregori y Morote firmaron públicamente una exigencia al Gobierno para que se soltara al profesor Abimael Guzmán".