Jorge Barata es colaborador eficaz de los fiscales peruanos.
Jorge Barata es colaborador eficaz de los fiscales peruanos.

El primer semestre de 2015 fue el último periodo de esplendor de , exdirectivo de Odebrecht en Lima. Las cosas cambiaron el 19 de junio de ese año. Ese día, en Brasil, Marcelo Odebrecht, mandamás de la constructora fue detenido por un equipo especial de la Policía Federal encargado de la operación Lava Jato.

En Lima, esta situación le cayó como un baldazo de agua fría a los empresarios agrupados en la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas ().

Martín Pérez, entonces presidente de la Confiep, contó esta semana al fiscal José Domingo Pérez detalles de los últimos días de Jorge Barata en el sillón del imporante gremio de empresarios.

Pérez recordó en el Ministerio Público que Jorge Barata era representante de la Asociación de Fomento de Infraestructura un gremio que tenía un asiento en la Confiep. “Cuando se conoce la prisión de Marcelo Odebrecht se le convoca (a Jorge Barata) a los dos o tres días a un comité de ética”, declaró el también excongresista en el periodo 2006 - 2011.

La operación Lava Jato buscaba descubrir los problemas de corrupción en la principal petrolera estatal de Brasil, . Jorge Barata era en Lima el hombre de confianza de Marcelo Odebrecht.


Martín Pérez narró que la Confiep le pidió a Barata que si después de 30 días Marcelo Odebreht no era liberado tenía que explicar al gremio su situación legal y después renunciar al directorio de la confederación.

Las autoridades brasileñas sostenían que Odebrecht y otras 25 compañías privadas de su país participaron en una red de corrupción enquistada en Petrobras que, durante la última década, se apropió ilegalmente de unos US$2 mil millones.

Según la Policía, las empresas obtenían contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores en hasta un 4 % y repartían las diferencias entre directores de la estatal y partidos políticos como el Partido de los Trabajadores (PT).

Jorge Barata, a pedido del gremio, tuvo renunciar al directorio de la Confiep. En los meses siguientes la justicia se encargaría del exejecutivo.

Ahora, cuatro años después, Odebrecht y Jorge Barata tienen un acuerdo de colaboración eficaz con el Ministerio Público peruano que ha permitido conocer qué políticos peruanos fueron parte del mecanismo de corrupción.


TAGS RELACIONADOS