José Luna Gálvez reapareció ayer en Palacio y aseguró: “Voy a seguir dando la cara en todo momento, no le temo a nada”. (GEC)
José Luna Gálvez reapareció ayer en Palacio y aseguró: “Voy a seguir dando la cara en todo momento, no le temo a nada”. (GEC)

¿Y la lucha contra la corrupción? La ronda de diálogos que ayer inició el presidente Martín Vizcarra con representantes de cuatro de las nueve virtuales bancadas del Congreso se vio empañada con la presencia del cuestionado líder del partido Podemos, , quien es investigado por el equipo especial Lava Jato.

Sobre Luna, incluso, pesa un pedido de prisión preventiva por 36 meses formulado por la fiscal Milagros Salazar en la indagación que inició al exalcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, por los aportes irregulares que habría recibido su campaña de 2014 de parte de las empresas OAS y Odebrecht.

En este proceso se imputa a Luna los delitos de lavado de activos y asociación ilícita. Y aun así fue invitado a ser parte de un encuentro que refleja, según recalcó el propio Vizcarra, “una nueva etapa” en la política nacional.

Aún hay más. Un informe de la fiscal Rocío Sánchez, quien investiga a la organización Los Cuellos Blancos, sostiene que Luna habría ideado una estrategia para copar el hoy desactivado Consejo Nacional de la Magistratura.

“Ofrecía y pagaba ingentes cantidades de dinero a través de la Universidad Telesup por trabajos y asesorías académicas para que puedan serles útiles a sus intereses”, señala el documento que publicó Cuarto poder, en el que se vincula como beneficiados a los también procesados exconsejeros Guido Aguila, Iván Noguera y Julio Gutiérrez.

¿No previó esto el mandatario antes de lanzar sus invitaciones?

Hubo incomodidad

La aparición de Luna, según relataron fuentes del Ejecutivo a Perú21, “incomodó” a algunos ministros que participaron en la reunión, a la que también acudieron ocho de los 11 virtuales parlamentarios de esta organización, como Daniel Urresti.

Al término del cónclave, José Luna abandonó con prisa el lugar y trató de sortear a los periodistas que esperaban en las inmediaciones. Pero no lo logró.

Ante las consultas, y muy sonriente, reveló que la licencia que pidió a Podemos en octubre de 2019 era hasta “después de los comicios” y que, por ello, asistió a Palacio como presidente del partido.

“No me voy a blindar ante las investigaciones, estoy a disposición de la Fiscalía. (...) Todo lo demás es puro cuento”, dijo.

Esta versión contradice la declaración que Urresti brindó a inicios de enero, cuando indicó que su líder “está con licencia indefinida hasta que se solucionen sus problemas”.

Pese a ello, Urresti también cambió de discurso y tras el encuentro dijo que “la invitación era para el presidente del partido y él (José Luna) es el presidente”. “La bancada no lo va a blindar, no somos fujimoristas”, aseguró.

Otra fuente del Gobierno acotó a este diario que en la invitación a los partidos se permitió la participación de sus presidentes.

El otro consenso

A la Casa de Pizarro también fueron los virtuales congresistas de Alianza para el Progreso (APP), encabezados por su líder César Acuña. “Vamos a apoyar las reformas políticas y judiciales y tenemos como prioridad eliminar la inmunidad parlamentaria”, remarcó.

Por la tarde llegaron los miembros de Somos Perú y Fuerza Popular. Sus voceros coincidieron en plantear un acuerdo por los temas “prioritarios para el país”.