(USI)
(USI)

Una nueva elección, tras una consulta popular, solo debería convocarse si se llega a revocar a la mitad más uno de regidores, propuso hoy el experto en temas municipales, , al considerar que la figura actual de la revocatoria requiere modificaciones.

Explicó que los cambios deberían hacerse en la Ley de Participación Ciudadana, que establece la revocatoria de autoridades municipales, regionales y jueces de paz, porque, a su criterio, esta tiene deficiencias que impiden el derecho a la defensa de las autoridades sometidas a consulta.

Otro de los cambios que plantea Castiglioni es que, para el cómputo del 50% más uno de los votos, también se consideren los votos blancos, nulos y viciados, porque ello eleva la valla para revocar a las autoridades.

"El voto blanco y viciado es un voto válido y es una expresión de la voluntad de los electores. Es injusto que se considere solo los votos válidamente emitidos, en vez de los votos emitidos porque tenemos que defender a las autoridades", puntualizó.

En declaraciones a la agencia Andina, el experto municipal recomendó, además, elevar a 35% el número de firmas necesarias para pedir una consulta popular en ciudades grandes como Lima y fijar en 30% el tope para las jurisdicciones más pequeñas.

"Ahora se pide 25% de firmas y/o un máximo de 400 mil. Ese tope no tiene sentido. Le ha permitido a obtener una consulta popular con solo 400 mil firmas en Lima, cuando lo correcto hubiera sido que sea con un millón y medio de rúbricas", puntualizó.