ENTREVISTA AL ECONOMISTA Y POLITICO, CARLOS AMAT Y LEON.
ENTREVISTA AL ECONOMISTA Y POLITICO, CARLOS AMAT Y LEON.

Carlos Amat y León ha sido dos veces ministro de Estado. En entrevista con Perú21, analiza la coyuntura política desde su pasada experiencia como integrante del Ejecutivo y ahora como catedrático e investigador.

MIRA: Franco Salinas sobre investigación a congresistas: “Lo que ha iniciado el Ministerio

Evalúa, en ese contexto, la pertinencia de una Asamblea Constituyente, las prioridades de un eventual gobierno de Pedro Castillo y, cómo no, la presencia en su entorno del sentenciado exgobernador regional de Junín Vladimir Cerrón.

¿Qué recomendaciones le haría al nuevo gobierno?

Nuestra primera reflexión es que antes, a la hora de votar, la gente se concentraba en los tres o cuatro primeros candidatos, pero esta vez el voto se dispersó entre 18 candidatos y eso quiere decir que no encontró un líder ideal, confiable. Es una fragmentación con confrontación mutua y con el instrumento político de descalificar al contendor con el insulto, la mentira y el agravio; se genera, entonces, un entorno de violencia verbal y emocional entre los peruanos y esa es la crisis profunda en la que estamos hoy. Segundo, aparecen las dos minorías extremas que captaron el mayor rechazo, contra Fujimori y contra la ultraizquierda con Cerrón-Castillo, y aparecen por nariz estas dos opciones en la segunda vuelta que solamente son el 20%; el 80% del país está fuera. Esas dos minorías rabiosas son las que se han puesto a calificar a los peruanos, por un lado de corruptos y por otro de terrucos y violentistas. En este escenario estamos; es como parar una pirámide en la punta y un sistema no puede ser estable mucho tiempo en esta situación de desequilibrio y confrontación.

¿Cree que la prioridad de este país es, en este momento, el cambio de la Constitución?

La exigencia es un programa de ejecución de políticas públicas de lo sustantivo, de salud pública, masividad en las vacunaciones; un sistema educativo de calidad en cada escuela; reactivar la economía y volverla a poner donde estaba en marzo de 2019 y dar el salto de sistemas productivos viables en las regiones y microcuencas del país para generar empleo (…). Para eso no se necesita otra Constitución, con la actual se pueden lograr todos esos objetivos. En una situación de conflictividad e inestabilidad, generar otro elemento de fraccionamiento y de oposición que es la Asamblea Constituyente no tiene sentido. ¡Por favor! Cinco dedos de frente para pensar en nuestro país.

¿Por qué Pedro Castillo, entonces, dice que, de llegar al poder, en su mensaje a la nación del 28 de julio lo primero que va a hacer es poner en la agenda la instalación de una Asamblea Constituyente?

Me temo que por razones ideológicas y una distorsión política con una tradición sindicalista de ir al choque y a la presión en las calles. Al ver que no tiene mayoría en el Parlamento, lo que le queda es la calle y hacer una movilización de masas desde el interior del país y con los sindicatos para presionar esta Asamblea, y eso es una locura porque de 25 millones de electores en la primera vuelta, Castillo solo ha tenido 2.7 millones, y al ganar la segunda vuelta, 8.8 millones. Cuando él habla de mi pueblo, ese mi pueblo somos 33 millones, y por él solamente ha votado en la segunda vuelta el 35%. El otro 65% también somos pueblo y necesitamos orden, paz, tranquilidad, concordia. Entonces, tiene que ser claro que él tiene que gobernar para el 100% del país, principalmente para los pobres, y para eso necesita el concurso de todos los peruanos. Me temo que están viendo a ese grupo (de peruanos) con cierto infantilismo, que ganaron la lotería y todo el ticket es suyo y que, como tienen el Ejecutivo, ellos son los que tienen la sartén por el mango y van a ejecutar lo que dice él. No está viendo que es un gobernante para todo el país que tiene que unirse, no por una Asamblea Constituyente, que es una ficción, sino con base en un programa concertado con los mejores profesionales.

Castillo dice que es tiempo y hora de una Constitución con olor, sabor y color a pueblo. ¿Cuál es ese pueblo?

Me imagino que desde su experiencia personal de sindicalista, del grupo de maestros de primaria, con todo cariño y respeto, provincia y anexo de Tacabamba; todo este grupo es el núcleo duro que lo respalda y milita con él, pero la prioridad es el pueblo y ese 70% de la población, de los trabajadores informales, que son los que pululan en los mercados mayoristas y en las calles vendiendo como ambulantes. Cambiar un artículo por otro artículo de la Constitución no es lo que va a resolver el problema de la pobreza en el país sino la gerencia pública, convocando a todo el Perú a unirse para un plan de ejecución de proyectos muy concretos en salud, educación, infraestructura local, etc. Su pueblo somos todos nosotros, no sus núcleos íntimos de amistades familiares o locales.

Muchos creen que al día siguiente de redactar esa nueva Carta Magna, automáticamente se van a solucionar los problemas del país. ¿Cómo podríamos responderles?

Pongamos de ejemplo la salud. Hoy el 95% se atiende con la salud pública, solo el 5% nos atendemos con seguro de salud privado. Entonces, lo que hay que hacer son hospitales, policlínicos, postas de salud que funcionen con profesionales, equipamiento y medicamentos y que la gente no sea torturada en las colas para que le den una cita para una operación de aquí a tres meses o que haga colas interminables desde las 4 de la mañana. Para eso no hay que cambiar la Constitución.

Los ministros juegan un papel importante. ¿Cuál debería ser el perfil de las personas que acompañarán al gobernante si este llega a ser Pedro Castillo?

Yo tengo una experiencia muy particular porque entré en el primer gabinete de Alberto Fujimori con la condición de ejecutar el gran shock del 9 de agosto del año 90 porque el país era un país fallido, con una hiperinflación de 1,300%, sin crédito internacional, con Sendero Luminoso y el MRTA dinamitando las torres eléctricas y aterrorizando al país. Luego, en el gobierno de Valentín Paniagua, tuve el honor de participar con el premier Javier Pérez de Cuéllar y la selección fue con las mismas características: servicio al país, deponer apetitos e imagen personal por el bien del país, con profesionalismo, honestidad y espíritu de servicio. Hay muchos jóvenes profesionales que están con esas calificaciones, tiene que llamar a ese equipo prescindiendo de ideologías o pertenencias transitorias a partidos políticos en el pasado. Creo que es el mismo criterio que para la selección de fútbol, no es el primo ni el amigo ni el que ha puesto plata sino el que ha tenido un desempeño en el campo como un buen jugador profesional. El señor Castillo tiene que buscar a esa gente y unirla en un plan de gobierno en cada uno de estos temas que hemos hablado, y para hacerlo lo que tiene que haber es un liderazgo que convoque y se deje de estar insultando a diestra y siniestra y excluyendo, y majaderamente, por capricho, decir que solo cambiando la Constitución va a ser posible resolver todo. Este vacío de conocimiento y liderazgo es peligrosísimo. Todos estamos esperando esta habilidad para trabajar en paz, pero si el liderazgo no existe, se construye un vacío peligrosísimo de vacancia.

Vladimir Cerrón y Pedro Castillo (facebook)
Vladimir Cerrón y Pedro Castillo (facebook)

Vladimir Cerrón ha estado presente en la campaña de Perú Libre y es a quien una parte de la bancada, incluso, identifica como el verdadero líder del partido. ¿Por qué cree que se le hace muy complicado a Castillo deslindar de él?

El señor Castillo tiene que estar a la altura de que ya es prácticamente presidente de la República. Toda la historia de estos días y años depende de su sagacidad y visión de país y tiene que ver lo importante que es seleccionar un equipo de primera calidad. Tiene que deslindar del señor Cerrón, que, en su experiencia en Junín, construyó una maquinaria mafiosa de obtener plata para financiar campañas, pero también, igualmente terrible y peligroso, para construir una maquinaria de empleos para copar las oficinas públicas con la clientela política (…). Cerrón ha mostrado que el instrumento político para conseguir empleo seguro e ingresos es entrar al Estado. ¿Cómo? A través de maquinarias políticas. ¿Y cómo las financia? Pues con corrupción, y ese modelo es el cáncer actual que tiene que ser extirpado. La mejor señal de liderazgo de Castillo es que, al cortar con Cerrón, escoge a los peruanos de buena voluntad, profesionales de calidad, con trayectoria de servicio al país. Cerrón ha mostrado que es la antítesis a lo que son las bases para construir un país digno, decente. Que Castillo corte con él sería el mejor gesto para consolidar una nueva base de gobierno y garantizar confianza para trabajar con él; si no, la mejor gente no va a aceptar ser ministro, porque ve que las espaldas no están seguras ni que el entorno y el escenario en el que va a trabajar tiene la garantía de que se van a respetar las reglas de decencia pública.

Castillo no deslindó de Cerrón en la campaña y no lo hace ahora, ¿por qué?

Es la gran pregunta que todos nos hacemos pero con gran expectativa de que el discurso del 28 de julio sea programático, con líneas de acción muy concretas, respaldado por un equipo de ministros y por la coherencia y consistencia interna de ese equipo. Para tener la garantía de que ese discurso sí va a ser ejecutado con solvencia, Castillo tiene que haber definido su posición respecto a Cerrón. El gran mensaje al país de buena voluntad para trabajar con lo mejor es ese deslinde.

TENGA EN CUENTA

Carlos Amat y León es ingeniero agrónomo y economista. Fue el primer ministro de Agricultura del primer gobierno de Alberto Fujimori en 1990.

Diez años después, en noviembre del año 2000, volvió a ocupar el mismo cargo bajo la gestión gubernamental de Valentín Paniagua.

Actualmente es profesor emérito del Departamento Académico de Economía de la Universidad del Pacífico.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR