Los ataques con armas químicas dejaron 1,300 muertos. (Reuters)
Los ataques con armas químicas dejaron 1,300 muertos. (Reuters)

Perú expresó hoy su solidaridad con el pueblo de por la gran cantidad de muertos y heridos en un ataque del miércoles pasado, donde supuestamente el Ejército de ese país contra tropas rebeldes.

"El Gobierno del Perú transmite su seria preocupación ante la denuncia de uso de armas químicas en los ataques perpetrados el 21 de agosto en los alrededores de Goutha, Damasco, República Árabe Siria, que han ocasionado numerosas pérdidas humanas y heridos", señaló un comunicado de la Cancillería.

En el documento se indica que de confirmarse la denuncia de utilización de armas químicas, "estos hechos constituirían una grave violación al Derecho Internacional, incluidas las disposiciones del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos".

Perú también manifestó su apoyo a la iniciativa del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki Moon, quien pidió autorización al régimen sirio para investigar de forma inmediata los incidentes.

"El Gobierno del Perú reitera su llamado para detener la violencia en y para iniciar en ese país un proceso de diálogo político que permita poner fin al actual conflicto en forma pacífica y negociada", precisó el documento.

Además, pidió que se proporcione asistencia humanitaria a las víctimas y que se otorgue los permisos respectivos y el acceso a la misión de expertos de la ONU que se encuentran en Damasco.

Los rebeldes sirios denunciaron el miércoles pasado que al menos en un ataque lanzado por el Ejército, unas acusaciones que fueron negadas inmediatamente por el presidente Bashar Al Assad.

El incidente en la zona de Guta Oriental, a las fueras de Damasco, es el decimocuarto ataque con armas químicas que se denuncia desde que empezó la guerra civil de Siria hace más de dos años, pero hasta el momento es el más grave y mortal.

Desde que se inició la guerra civil en Siria, en marzo de 2011, han muerto más de 100.000 personas y casi 7 millones necesitan ayuda humanitaria de emergencia, según las últimas cifras de Naciones Unidas.