(USI)
(USI)

Perú desarrollará radares de vigilancia aérea para fortalecer la lucha contra el narcotráfico en zonas de frontera y en áreas de cultivo de hoja de coca, informó hoy la presidenta de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Carmen Masías.

La funcionaria precisó que el prototipo de los radares peruanos se desarrolla con tecnología de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) y estará listo en menos de seis meses, para luego iniciar la fase de fabricación de estos aparatos, que estará financiada por Devida.

"Vamos a tener dos radares, en un inicio; y luego podremos llegar a tener entre ocho y 10. Serán de tecnología peruana", dijo Masías a Andina, al coincidir en que estos aparatos de alta tecnología ayudarán a mejorar la capacidad de vigilancia antinarcóticos.

Según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), el Perú tiene 62,500 hectáreas de cultivos ilícitos de hoja de coca, pero los sembríos alternativos ya los superaron largamente con 78,000 hectáreas.

Masías indicó que el presidente Ollanta Humala, en su reciente visita a Francia, tenía en su agenda negociar la adquisición de radares para destinarlos al mismo fin.

Agregó que, mientras se fabrican los radares peruanos hasta su puesta en operación, se contará con equipos prestados por países amigos, como una muestra de que el esfuerzo y el compromiso en la lucha contra el narcotráfico no tienen fronteras.

Estos aparatos que serán diseñados en Perú se colocarán, por ejemplo, en las fronteras con Bolivia, Colombia y Brasil, así como en el Putumayo y las zonas álgidas, donde abundan los sembríos ilegales de hoja de coca, detalló la presidenta ejecutiva de Devida.

A esta tarea, añadió, se debe sumar no solo una mayor presencia del Estado en las zonas cocaleras, sino también más efectivos policiales unidos en una "fuerza común" con la Marina de Guerra del Perú y los agentes guardacostas, patrullando también ríos y lagos.

"El narcotráfico se dinamiza, se moderniza y, por lo tanto, se requiere la articulación de todas las fuerzas del orden, así como una gran voluntad política que en este momento sí la hay", concluyó Masías Claux.