Renovado. Congresista de Perú Democrático confía en que nueva bancada dará estabilidad al país. (Foto: Jesús Saucedo/@photo.gec)
Renovado. Congresista de Perú Democrático confía en que nueva bancada dará estabilidad al país. (Foto: Jesús Saucedo/@photo.gec)

De vivir en la calle y tener mil oficios, pasó al Congreso de la República. De Alianza para el Progreso y Perú Libre, pasó a . El mundo gira y cambia mientras se adapta y hoy, tras criticar los intereses de “los dueños de los partidos políticos”, cree firmemente que, con su nueva bancada, ha dado estabilidad en el Congreso y, como consecuencia, estabilidad económica al Perú.

Ni lo básico

El congresista Roberto Kamiche se acerca a los 60 años y habla de su infancia, sin darle un ápice de color. “Nací y crecí durante 22 años en un hogar sin servicios básicos, con una madre que limpiaba pisos para darme educación. Juramenté por su memoria, por el ahínco que tenía para levantarse de madrugada y cocinar, antes del trabajo, y volver a casa trayendo agua para lavar ropa”.

Esa fuerza, dice, lo impulsó para salir adelante, a pesar de haber dormido incluso en parques, y para soñar en llegar algún día “a lo más alto”, aunque a veces no alcanzaba el dinero ni para comprar sal. Sin dar mucha explicación, Kamiche asegura que tuvo algunas oportunidades, que salió adelante gracias al deporte. Que conoce la pobreza extrema pero también la opulencia.

De Milagro

Hay un halo de misterio en las historias de Kamiche. Si bien se confiesa un mil oficios, cuando dice que ha sido desde boxeador hasta vendedor ambulante, otorga su rápida llegada al , con una carrera política de solo tres años, a la gracia divina del Señor: a un milagro de Dios “que algún día te contaré”. Me explica que es un cuento largo, que ya habrá oportunidad.

Y algo similar sucede con los detalles de uno de los pilares de su campaña en la región de La Libertad. Por un lado, participó en el voluntariado Hombres por la Igualdad del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y, por el otro, fue denunciado por su expareja, por agresión psicológica, proceso que aún está en etapa de investigación. Lo que el congresista sostiene es que fue una represalia tras salir elegido, que la mujer lo acusó cuando quiso terminar la relación. En su defensa alegó: “La Ley 30634 a veces empodera a la mujer, aunque esté faltando a la verdad”.

MIRA: [Perfiles21] María del Carmen Alva: “Ni barnechévere, ni merinista… soy alvista, punto”

Otra camiseta

Hace una semana Roberto Kamiche renunció a la bancada y al partido de gobierno. Se unió así al polémico y a cinco congresistas más, en el nuevo grupo parlamentario Perú Democrático. Según explica, eso ha logrado estabilidad económica en el país, “mejor incluso que el trabajo del ministro de Economía porque hemos generado que baje el dólar”. Su teoría es que, haciendo números, ya no alcanzan los votos de la oposición para una vacancia y “esa certidumbre política ha hecho que en el sector económico ahora haya confianza”. Defraudado por el espíritu de cuerpo de Perú Libre, Kamiche critica la falta de liderazgo de Vladimir y Waldemar Cerrón, lo confrontacional de Guido Bellido y los errores del presidente Pedro Castillo: “Quizá si el Legislativo hubiera tenido un acercamiento sincero para generar sinergia por el bien del país, no se habría elegido a personas como el ministro de Educación censurado o en Perupetro… No sé bajo qué lineamientos ha pensado en ese puesto (el presidente), pero para mí Salaverry es un mercenario político y lo dice su trayectoria”. La posición de la bancada, aclara, será de apoyo al gobierno cuando haya que apoyar y de fiscalización cuando haya que fiscalizar.

Esperó un mes

“Yo no soy vanidoso, pero con un voto se pueden definir cosas y, sin embargo, cuando planteé que me iba, nadie me llamó… no me tomaron en cuenta, no hubo reacción, ni llamada, ni adhesión, ni contradicción”. Ya se habían ido tres congresistas de Perú Libre y Kamiche era el cuarto. Sin importar que se perdiera representatividad y hasta comisiones, no hubo nada y dio un paso al costado al sentir que “no era importante y creo que el presidente Pedro Castillo no ve temas de bancada”.

Chispazos

  • Coincide bastante con Bermejo, en votaciones y ahora en el grupo parlamentario. ¿Cree que eso podría afectar su imagen?: “A Guillermo (Bermejo) le han creado el fantasma del terrorismo. Yo lo he llegado a conocer. Le confieso que cuando llegué a la bancada, lo miraba de lejos, no le tenía mucha confianza, pero con el transcurso del tiempo, sé que tiene formación de izquierda, es muy leído y no lo veo como un terrorista es más, pronto presentará un proyecto de ley contra el narcotráfico”.
  • ¿Y qué piensa de las investigaciones y acusaciones que existen en su contra, relacionadas al terrorismo?: “Yo veo que es un hombre de izquierda que quiere el bien del país. No lo veo beligerante. Tampoco veo que sea un político radical que tenga intención de tomar el poder por las armas, o ese pensamiento maoísta de la fuerza del campo a la ciudad. Eso ya es obsoleto, lo hemos conversado”.
  • ¿Confía usted en Bermejo?: “Sí, yo confío. Creo que vamos a tomar buenas decisiones junto con la bancada. Yo tengo que aprender de él también, pero mantengo una línea y no me sujeto a nadie. Para mí el objetivo principal es el desarrollo del país y comulgaremos en algunas posiciones, nadie es una moneda de oro, y en otras no, y en una discusión sana haremos un planteamiento, pero no lo veo a Bermejo confrontacional; en cambio a Guido Bellido sí, una persona que no quiere entender”.

VIDEO RECOMENDADO

Comisión permanente analizará las denuncias constitucionales en contra de Daniel Salaverry