Emprendedor. Bazán confiesa que, además de ser político, también desarrolló su lado empresarial. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/@photo.gec)
Emprendedor. Bazán confiesa que, además de ser político, también desarrolló su lado empresarial. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/@photo.gec)

Muchas veces me suspendieron en el colegio porque, en lugar de llevar mis cuadernos o libros, llevaba cosas para vender”, confiesa , quien cuenta que creó su primera empresa a los 14 años y fue secretario regional de Juventudes en desde los 22. Explica que de niño nunca le interesaron los deportes, ni los juegos, “por allí algo de frontón”, porque lo suyo era la política. La vivió desde siempre, en las sobremesas en casa, donde sus padres y hermanos, de 10, 14 y 15 años más que él, se enroscaban en conversaciones “de grandes”. El pasado sindicalista de su abuelo y su padre, trabajadores de las azucareras de Laredo en su región, y también su participación en CTP a nivel nacional, hicieron el resto.

Precoz en los estudios, en los negocios y en el Congreso. Bazán siente que, en esos rubros, a pesar de solo tener 31 años, tiene bastante experiencia.

Pura azúcar

Laredo, en Trujillo, es conocida como la tierra más dulce. Sin embargo, hubo décadas de episodios bastante amargos. Los obreros de las haciendas que producían azúcar refinada tenían una situación complicada y por ello se generó la lucha sindical. El abuelo y el padre de Diego Bazán fueron dirigentes regionales y a nivel nacional. Dice el ahora congresista que cree que de allí heredó la vena política y, sin embargo, en el colegio se orientó por la parte empresarial. “Siempre dije que quería ser alcalde a los 18 y congresista a los 25 y en el colegio todos me recuerdan hablando de política y generando grupos de estudios, pero me encantaba también vender. Vendía de todo”. Llevaba la mochila llena de golosinas o lo que sea. Los profesores se molestaban. Inventaba objetos, como “bolitas antiestrés”, globos llenos de arena que se ponían de moda en el colegio, para luego estar al filo de la expulsión. “No contaba con que una semana después todas las bolitas se iban a reventar llenando de arena las clases. Casi me botan, pero yo cuento en las charlas que ese fue mi primer emprendimiento exitoso”, dice con orgullo.

MIRA: [Perfiles21] Edward Málaga: “Este es el gobierno de la turba”

Negocios

Mi padre siempre me dijo que tenía que tener un sustento si quería dedicarme a la política, porque de la política no se puede vivir”, dice Bazán, quien, a los 14 años, con lo que había juntado de dinero y aprovechando un local de la familia, se convirtió en empresario. Primero planificador de eventos en Laredo, con mucho éxito. Después, a los 18, abrió un restaurante campestre y luego, a los 21, trajo a Trujillo la franquicia de Subway. “Tuve ingresos significativos, nunca he sido ahorrador, yo invertía, así que me apunté a una escuela en Lima para ser chef, tenía a Gastón Acurio como referente, pero mis padres se negaron rotundamente”, confiesa. No le quedó otra que estudiar Administración Turística a la vez que comenzaba a entrar en la política. “Como mi familia era aprista, fui chapista (chicos apristas)- y japista (jóvenes apristas), pero en ese momento no se nos daba atención. Traté de inscribirme, pero no procesaban mi ficha, así que hice un camino aparte”. Para ese entonces había sido corresponsal escolar del diario La Industria, representante de oratoria y había seguido cursos universitarios antes de tiempo, con las mejores notas. Postuló entonces a la alcaldía de Laredo y, aunque no ganó, disfrutó de la campaña y se ganó un espacio a nivel regional. “Todo eso me hizo mediático y, como quería desde siempre llegar al Congreso, lo hablé con , que fue mi profesor y con quien mantengo una gran amistad, y postulé”, cuenta el ahora congresista de Avanza País, quien renunció a la bancada de Renovación Popular solo cuatro días después de llegar al Parlamento.

El Plan

Diego Bazán considera que “la permanencia de Castillo daña mucho a los pequeños emprendedores y empresarios del país”, pero cree también que lo que ocurre actualmente es parte de un plan mayor donde “el gobierno se esfuerza en destruir las instituciones creando el espacio para la promoción de un caudillo”. En ese escenario de desconfianza y sin autoridad, se vuelve todo muy peligroso y explica para culminar “creo que este gobierno está jugando a favor de . Para mí, es un delincuente, asesino de policías y sus ideas le hacen mucho daño al país”.

Chispazos

  • Con la experiencia que has ido acumulando, ¿quién consideras que es el peor político que has visto?:Pedro Castillo, sin duda. Desde mi cercanía por el Congreso, tengo una mirada distinta, pero siempre he leído y pienso que este es el presidente más nefasto que hemos tenido”.
  • Has estado cerca del APRA pero tenía esa fama (de ser mal político), ¿no?:El primer gobierno de Alan claro que fue terrible y para suerte suya tuvo la oportunidad histórica de reivindicarse con aportes muy valiosos. Sin embargo, es cierto que en todos los gobiernos hemos visto corrupción y la justicia tiene que ser implacable con ellos”.
  • Dices que Fujimori, Toledo y Humala pudieron avanzar, pero PPK no, ¿por qué crees eso?: Todo el mundo sabía quién era PPK al momento de escogerlo. No solo fue la bancada enorme de oposición que tuvo, sino era su relación con el sector privado, que ya era muy cuestionado y finalmente se le vaca por su relación con Odebrecht. Pedro Pablo era gestor de intereses privados”.
  • Algo similar a López Aliaga, ¿no?: Yo creo que Rafael es emprendedor y empresario, pero, que yo sepa, nunca ha sido gestor de intereses empresariales. Si es cuestionado, que se le investigue, como lo que se ha dado a conocer del financiamiento a los partidos políticos y la contratación de Julio Gagó o al productor de “Chibolín” y no invertirlo en capacitación. Se tiene que investigar hasta el final, a Renovación y a todos los partidos políticos”.

VIDEO RECOMENDADO

Juan Silva exministro prófugo de Pedro Castillo era el socio oculto de Podemos