Betssy Chávez.
Betssy Chávez.

Nació en la Ciudad Heroica hace 32 años y por una delicada situación familiar, cuando tenía 6 años, entendió que lo más importante era la buena comunicación. Sus padres, quienes nunca han querido hablar del tema a profundidad, la perdieron de vista durante 3 días. No recuerda bien qué sucedió, aparentemente la mantuvieron dormida durante un secuestro al paso sin mayores consecuencias. “Quizá personas de mal vivir”, comenta sin darle mucha importancia. Lo cierto es que , después de eso, nunca dejó de levantar la voz en defensa de los más débiles. Se enfrentaba a sus profesores, al director del colegio y a quien tuviera que enmendarle la plana cuando ocurría alguna injusticia.

Abanderada

Entonces, comenzaron a elegirla como delegada del salón y luego alcaldesa escolar. “Eso me motivaba y fortalecía. Sabía que debía hablar y dar a conocer mis opiniones así fuesen diferentes”, confiesa. A los 14 años, la ahora parlamentaria de Perú Libre, fundó un movimiento llamado “Sociedad Integral Estudiantil”. Se dedicaba, por ejemplo, a implementar los salones con botiquines o a capacitar a los alumnos en temas de derechos humanos. Eso la llevó a pertenecer a los 15 años a la Asociación de Derechos Humanos ADEHSUR y a asistir, un año después, a la Asamblea Constituyente de Bolivia como reportera nacional del Perú. “Era bien chiquilla cuando conocí a 5000 latinoamericanos de izquierda que venían de todas las canteras, desde las más moderadas, como Uruguay, hasta las más radicales como es el caso de Venezuela o Cuba. La izquierda es diversidad ante todo. Soy de izquierda regional, no radical”, sentencia.

Alma política

De padre sindicalista y madre artesana, Betssy Chávez tentó el periodismo por un año, pero terminó estudiando la carrera de Derecho en la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann. “Fui quinto superior y primer puesto el primer año, además de pertenecer a la federación universitaria, al concejo de la facultad y ser dirigente siempre. Fui también jefa de prácticas y tal vez terminando mi periodo parlamentario volveré a la docencia o a la investigación”, plantea orgullosa, aunque recuerda que, como le dijo un profesor cuando pensó en estudiar diplomacia, desde la política se puede hacer mucho también. Fue la congresista más votada de Tacna, tras una campaña que describe como compleja: “Tuvimos todo en contra menos la legitimidad de los olvidados”.

MIRA: [Perfiles21] Roberto Chiabra: Un general que se perfila como líder

La más joven

No ha cumplido 60 días en el Congreso y comenta que su salud no ha estado muy bien los últimos días. Sostiene que le han bajado las defensas por tensión, que aunque suene trillado su estrés radica en la esperanza que tiene la gente. Cada día recibe entre 200 y 300 mensajes que van directamente desde su fanpage en Facebook a su WhatsApp y asegura que responde a todos: “Las personas están muy al pendiente de la realidad y tratan de buscar explicaciones. Yo siento que me he vuelto una traductora, sin ser la vocera ni de la bancada, ni del Gobierno. Trato así de engranar un poco las dos partes, para asegurar la gobernabilidad de Pedro Castillo. Creo que es el papel que me toca hacer”.

Discrepante

Aunque busca conciliar Ejecutivo y Legislativo, Chávez reconoce tener una voz discrepante dentro de la bancada, sobre todo cuando aparecen proyectos de ley como el de los medios de comunicación, presentado desde Perú Libre. Le resta importancia y dice que es de carácter declarativo, “solamente viene como un saludo, no tiene más” y explica que es una iniciativa de un colega firmada por otros 5 y el vocero. “No estoy de acuerdo y tampoco creo que el Gobierno lo haga suyo. Ahora compete trabajar en la lucha contra el COVID y por la reactivación económica”, y aclara que ni siquiera es momento para plantear una Asamblea Constituyente. “La Constituyente es fundamental para un cambio de estructura social, pero se tienen que generar las condiciones. Se tiene que lograr dinamizar la economía, porque con el alza de precios ahora, por ejemplo, ¿le vas a hablar a la gente de una Constituyente? No es un tema a la ligera; en Chile el trámite comenzó en el 2005 y recién se está dando ahora en el 2021, 16 años después”, concluye.

Chispazos

-Venezuela: Es una dictadura, como cualquier país donde se empiezan a restringir las libertades. Eso no quiere decir que no haya bloqueo económico o que no lo haya habido en Cuba, lo que fractura más las democracias.

-Evo Morales: Aunque creo que ya cumplió su etapa, no me genera desconfianza. Su experiencia como presidente es importante, tuvo importantes iniciativas, buenas políticas económicas y la Constituyente planteada en el 2006. Claramente no es lo mismo que Venezuela.

-La izquierda: Se ha caracterizado, por herencia histórica, a ser oposición pero hoy somos gobierno y como gobierno se debe moderar para resolver ejecutivamente.

-Guido Bellido: El presidente Pedro Castillo tiene que tomar decisiones y espero de todo corazón que haga lo que su sentido común le dicte. Que se dé cuenta que la legitimidad está en la población.

-Vladimir Cerrón: Es el fundador del partido y alguna vez encontramos coincidencias, pero hace unos meses tuvimos una conversación tirante y allí quedó. Somos como el agua y el aceite. No tengo más qué decir sobre él, la verdad es que no me genera ninguna opinión.

-Perú Libre: El partido que representa el presidente Pedro Castillo, maestro rural, campesino y rondero de izquierda. Mucho se le debe a la imagen presidencial, más allá del partido.

Ampliación para la web:

-Dice que siente que se ha vuelto traductora.

Sin ser vocera ni de la bancada ni del gobierno, intento explicar lo que está pasando entre la bancada y el gobierno y no dejo de contestar a nadie. Lo que trato de hacer siempre es de engranar un poco el Legislativo y el Ejecutivo, porque en mi caso, somos los congresistas del oficialismo los que tenemos que asegurar la gobernabilidad de Pedro Castillo. Por eso siempre estoy coordinando con los coordinadores parlamentarios, hablando con los ministros directamente para saber cuáles son las líneas y cómo tenemos que avanzar. Ese es el trabajo que me corresponde desempeñar. Cuáles son los proyectos de ley, la agenda del país y en cada región.

-¿Cómo traducir a un gabinete que ni siquiera se pone de acuerdo entre sus propios miembros?

Yo me reuní con Maurtua para saber qué esperaba del viaje al extranjero y coincidía con Pedro Francke. El mensaje de la política económica del gobierno, mostrar al Perú como país de inversiones y disminuir el tema riesgo, que no nos confundan en el mundo con un país comunista, cerrado absolutamente a todo. Creo que lo ha logrado en la OEA y en la ONU. Creo que en mi bancada hay posiciones que vienen de parte de unos colegas, que no necesariamente son del consenso de toda la bancada. De todos modos, creo que las voces discrepantes no necesariamente significan rupturas. Yo soy una voz discrepante en la bancada, pero no por eso promovemos la ruptura, al contrario, creemos que puede fortalecer y la izquierda es eso, un conjunto de cosas.

-Pero luego hay posiciones como el tema de Venezuela.

Yo tengo una posición cercana a la del canciller, creo que en cualquier país donde se empiezan a restringir libertades se deja de estar en plena democracia, eso no quiere decir que no haya bloqueo económico en Venezuela y que no lo haya habido en Cuba; habiendo ello ha ocasionado que se fracturen más sus democracias, pero sería totalmente distante de la realidad decir que actualmente hay una democracia en Venezuela, cuando claramente no la hay.

-¿Qué libertades no hay en Venezuela?

La libertad de expresión, una de las cosas que más se deja sentir. Nosotros lo vivimos en la época del Fujimorismo.

-¿Le llama, entonces, dictadura a Venezuela?

Por supuesto, desde mi punto de vista sí. Es cierto que tenemos allí una sociedad que hasta la fecha no ha logrado democratizar sus instituciones y ojalá que sus pueblos lo hagan. Creo que dependerá mucho de su ciudadanía.

-¿Y el proyecto de ley planteado desde Perú Libre sobre los medios de comunicación?

Es una iniciativa que parte de un colega, ha sido firmada por parte de otros 5 colegas y el vocero, pero no ha sido planteado por la bancada; en todo caso, yo no lo sostengo como tal. No estoy de acuerdo y tampoco creo que el gobierno lo haga suyo. Es lo que he escuchado de parte del gobierno. Creo que tanto Ejecutivo como Legislativo tenemos temas que trabajar. Ese ha sido nuestro compromiso desde la segunda vuelta: Primero hacerle frente a la pandemia y segundo la reactivación económica, donde faltan varios ejes para lograr estos dos. Y en su gira el presidente de la república está buscando avanzar en estos aspectos, de allí que Almagro haya resaltado lo dicho por Pedro Castillo en sus discursos sobre subsanar las vulnerabilidades; o sea, para poder superar la desigualdad es un tema de todo Latinoamérica. Cuando nosotros hablamos de proyectos de ley, no estamos mirando esos temas, sino lo que compete a luchar contra el COVID y la reactivación económica. Por eso, no creo que necesariamente haya unidad de la bancada.

-¿Y en esas prioridades entra la Asamblea Constituyente?

La AC es fundamental, pero se tienen que generar las condiciones para una AC. Yo estuve como vocera en la segunda vuelta y creo que la AC le va a devolver al pueblo la dignidad, porque debe de haber un cambio en la estructura social, pero para que se dé esto tenemos que generar condiciones, tenemos que lograr superar estos aspectos mencionados. Y ojo, el pedido de una AC brota de la gente, la gente la tiene que pedir.

-¿Pero para eso, entonces, con la recolección de firmas sería suficiente?

Sí, se está haciendo eso desde las bases del partido, pero a mi modo de ver, para que se dé una Constituyente no solo tiene que haber recolección de firmas, que tiene que pasar por la Reniec. Es todo un proceso. Otra forma es por la Comisión de Constitución, pero veremos. Lo que queda claro es que no es un tema a la ligera. En Chile el trámite comenzó en el 2005 y recién se está dando ahora, en el 2021, 16 años después. Como te decía, primero hay que lograr que se vacune la población y estamos en buen ritmo porque han llegado más de 12 millones este mes, pero lo que nos falta todavía es la reactivación económica. Tenemos que lograr dinamizar la economía, porque por ejemplo con el alza de precios ahora, ¿le vas a hablar a la gente de una constituyente?

-¿Cómo enfrentar la moderación que usted muestra, con las ideas más radicales que hay en su misma bancada?

Si revisaras mis publicaciones, el día de hoy mi bancada va a pronunciarse sobre el PL de los medios de comunicaciones, porque primero es un proyecto de ley de carácter declarativo –solamente viene como saludo–, no tiene más.

-¿Entonces, es provocador?

Por eso pues.

-Ya que es traductora de Perú Libre, explíquenos.

Creo que el trabajo de la izquierda es entre el Ejecutivo y el Legislativo y en estos momentos la izquierda tiene que entender que no tiene que ser oposición del Ejecutivo. La izquierda se ha caracterizado por herencia histórica de ser oposición, siempre hemos sido los de las huelgas y las marchas, pero hoy somos gobierno y como gobierno hay que resolver ejecutivamente.

-¿Pero hay esas posiciones incluso desde el Ejecutivo o cree que Guido Bellido es de los moderados?

Yo creo que el presidente de la Republica tiene que tomar decisiones cuando crea que deba de tomarlas y espero de todo corazón que haga lo que su sentido común le dice. Que se dé cuenta que la legitimidad está en la población, en los pueblos y si una bancada quiere la gobernabilidad eso se va a saber.

-Guido Bellido también habla de “el pueblo” pero con sus ideas chocan dentro del Ejecutivo.

Creo que el presidente de la Republica en su calidad de jefe de Estado va a tener que tomar decisiones y yo desde mi posición de parlamentaria  y con otros colegas, vamos a estar apoyando a Pedro Castillo.

-¿Y no a Guido Bellido?

El presidente de la Republica es Pedro Castillo y la fórmula que hemos apoyado los peruanos es la de él y Dina Boluarte.

-Sí, pero en representación de ese voto ha elegido a Guido Bellido como jefe del gabinete.

Valerie, mi apoyo es a Pedro Castillo y a Dina Boluarte, a esa fórmula.

-Pero él ha elegido a Bellido

Cierto, ¿pero qué presidente del consejo de ministro ha durado 5 años?

-¿Cuánto debe durar entonces Bellido?

No me corresponde.

-¿Le hace bien Guido Bellido a Pedro Castillo?

Eso tampoco me corresponde. El presidente debe estar evaluando su desempeño. Y por mi lado, por mi posición tengo que evitar el ruido político. Es él quien debe evaluar, no con mi opinión, sino con la respuesta de la calle, midiéndole el pulso a la ciudadanía. El papel que me toca a mí en esta etapa del bicentenario es darle el apoyo por la gobernabilidad.

-¿Y hay un límite en este apoyo o es incondicional?

Sí. Todos tenemos límites y yo no soportaría una traición por parte del presidente. Hemos trabajado todos por un gobierno de izquierda y tener cambios de carácter social y económico, pero que ninguno de esos cambios afecten a las personas, que afecten las libertades de la gente. Ninguno. El único camino, por más largo, tedioso y criticable es la democracia. No existe un camino diferente. Cualquier persona, ya sea de mi partido o quien sea, no tiene derecho y no se le puede permitir atentar contra la democracia. Creo que nos ha costado mucho retomar este camino. Vengo de padres sindicalistas, sé lo que es trabajar en democracia y sé lo que es trabajar desde la izquierda con todo lo que ha costado y creo que mi carácter demócrata no está en tela de juicio y conozco a Pedro Castillo y creo que es una de las grandes convergencias que tenemos.

-¿Cuáles son esas libertades?

Querer perpetuarse en el poder, por ejemplo, o poner una agenda en los medios de comunicación. Los medios pueden no gustarme, no tienen porqué gustarme, pero los medios tienen sus libertades y se tienen que respetar; la libertad de expresión y la libertad de opinión son derechos fundamentales. El derecho a la protesta, el derecho a sindicalizarse.

-¿Le incomoda la presencia de Vladimir Cerrón en el entorno de Pedro Castillo?

VC es el líder fundador. Su trabajo es orientado al fortalecimiento del partido y no tengo más que decir sobre él, la verdad es que no me genera ninguna opinión.

-Pero es parte del partido, ¿no esta de acuerdo con su línea de pensamiento?

No. Claramente no estamos siempre de acuerdo, somos como el agua y el aceite. Somos personas que venimos de diferentes tipos de izquierda. Igual yo respeto a todos, he trabajado en el sistema penitenciario y respeto a todo el mundo, pero también te diré que no hablo hace mucho tiempo con él.

-¿Y por qué?

No sé. No tenemos un diálogo.

-Pero usted se reúne con los ministros, incluso.

Bueno, tuvimos una conversación tirante hace varios meses y allí quedó. Hubo adjetivos en esa última conversación, pero nada que me marque. Es una persona como cualquiera, ha fundado un partido pero nada más y, la verdad, no me genera nada, absolutamente nada.  Una vez se viralizó un ‘like’ que puso en un comentario donde decían que yo era fujimorista y supongo que eso piensa de mí, pero yo ni lo sigo en Twitter.

-¿Tuvo “adjetivos” hacia usted, y sigue militando en el partido?

La verdad es que para mí es una persona más y punto.

-¿Nunca lo ha admirado?

Tuvimos un acercamiento en el 2019 -2020 y eso me permitió militar en el partido. Yo encontré coincidencias con una persona de izquierda y creí en muchas de las cosas que me indicó en ese momento, pero el tiempo pasó y algo cambió.

-¿Por qué no renunciar al partido?

Porque la gente votó por mi estando en el partido representado por el presidente de la República, por su arrastre. Mucho se le debe a la imagen presidencial, más allá de el partido.

-¿Nunca pensó en renunciar?

No, porque creo en los partidos como institución democrática.

-¿Y cree que VC es democrático?

No quiero opinar de VC porque vamos a “cerronizar” la entrevista. Lo último que quisiera leer es una entrevista en la que yo hablo de esta persona. Sería poco célebre para mí hablar de Vladimir Cerrón.

-¿Qué piensa del anuncio de Cárdenas de que Cerrón será el próximo candidato del partido, para el 2026?

No lo sabía. Es interesante. ¿Qué me parece? (risas). No tengo ninguna opinión.

-¿Le gustaría a usted ser candidata presidencial o le parece muy pronto?

Lo evaluaría. No creo que sea muy pronto. Estos 32 años los siento muy bien llevados en política, empecé muy joven, incluso postergando temas personales.

-¿Hay esperanzas para este país, cuando se dice que Pedro Castillo no está gobernando, sube el dólar y hay desacuerdos desde el propio Ejecutivo?

Sin duda. Basadre decía que el Perú es un problema, pero ante todo es una posibilidad. Tenemos muchas necesidades pero también somos un país de gente muy creativa con personas de mucho valor.

VIDEO RECOMENDADO

Tarata: la mano sanguinaria de Sendero
Tarata: la mano sanguinaria de Sendero

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS