El exdirector general de la Policía Nacional manifestó que la responsabilidad en el podría llegar al jefe de esa institución, el general PNP Vicente Álvarez.

"En principio, por su cargo (el general Álvarez) debe responder por lo que sucede en la dependencia a su cargo", afirmó a Perú21.

Agregó que "si en una dirección policial hacen algo así (robo de combustible), es imposible que se realice sin el conocimiento del jefe".

Explicó que en situaciones como la sustracción y venta de combustible de la entidad policial, generalmente es el personal subalterno el que realiza la labor denigrante de 'chupar' la gasolina de los vehículos oficiales, para luego ofrecerla y venderla a menor precio que el del mercado.

Esto, bajo aparentes órdenes o anuencia de sus superiores en la jerarquía policial, pues el dinero obtenido de manera indebida es repartido con ellos, sostuvo.

Detalló que una las primeras acciones de los malos policías, para concretar el robo de combustible, es "malograr el medidor del kilometraje a los vehículos, con el fin de impedir saber cuánto ha recorrido en realidad la unidad policial.

Anotó que también debe existir responsabilidad en los encargados de la administración de los recursos en la Dircote, pues son los que manejan directamente la distribución del combustible entre el personal, y con fines específicos.

Anoche, el Ministerio del Interior dispuso la remoción inmediata de todo el personal comprendido en la cadena administrativa de la Dircote, así como del área involucrada en dichos actos ilícitos. Alrededor de 15 efectivos.

INSTITUCIÓN AFECTADAEl general PNP ( R ) , exministro del Interior, expresó que "cuando se presenten este tipo de casos, deben darse sanciones realmente drásticas".

"Esta situación afecta mucho el servicio policial, pues los vehículos no cumplen su función en las zonas donde deberían patrullar", añadió.

Indicó que el término específico para este caso es "robo de combustible del Estado a las unidades de la Policía Nacional".

Apuntó que los responsables no son solo los que están encargados de los vehículos policiales, sino que también lo son quienes deben controlar que la gasolina se utilice para los servicios policiales.

Las investigaciones tienen que llegar hasta el final.

INDIGNANTEEl congresista , de Fuerza Popular, dijo que el hallazgo de la mafia del combustible es indignante, "sensación que la compartirán todos los peruanos al ver cómo se levantan los recursos que tanto se necesitan en la Policía". Dijo incluso que podría darse la figura de Traición a la Patria porque están dejando "a todos los peruanos en estado de indefensión en el tema de la seguridad. Y todo por culpa de unos policías corruptos y de unas autoridades gubernamentales que no toman acciones".

El congresista recordó que no es la primera vez que se presenta una denuncia de robo de combustible en este gobierno. "Lo más grave es que anteriormente el robo se hizo en el mismo Palacio de Gobierno, en las narices del presidente Ollanta Humala". Agregó que en dicha ocasión no solo no se hizo nada, sino que los oficiales involucrados fueron hasta ascendidos. "Por eso no me extraña que estas vuelvan a ocurrir", agregó.