Bloque democrático. El Parlamento dio un paso importante para consolidar su autonomía y evitar nuevas crisis políticas.
Bloque democrático. El Parlamento dio un paso importante para consolidar su autonomía y evitar nuevas crisis políticas.

Fueron 79 los que adoptaron una posición firme y defendieron el fuero parlamentario votando a favor de la insistencia de la ley que desarrolla el ejercicio de la cuestión de confianza y limita los motivos por los cuales la puede plantearla ante el .

El dictamen aprobado establece que la facultad del premier y de los ministros de plantear cuestiones de confianza debe ceñirse “a materias de competencias del Poder Ejecutivo relacionadas directamente a la concreción de sus políticas de gobierno”, y, de esa manera, el Legislativo pueda ejercer control político.

MIRA:

En bloque votaron Fuerza Popular, Avanza País, Renovación Popular, Alianza para el Progreso, Podemos y Acción Popular (AP). En Somos Perú (SP) estuvieron divididos. Votaron a favor José Jerí, Héctor Valer y Hitler Saavedra. Se abstuvieron Kira Alcarraz y Wilmar Elera.

Los tres miembros del Partido Morado, que tienen bancada compartida con SP, votaron en contra. En el mismo sentido que Perú Libre, Juntos por el Perú y los dos congresistas no agrupados: Pedro Martínez y Carlos Zeballos, ambos exmiembros del partido de la lampa.

La presidenta de la Comisión de Constitución, Patricia Juárez, se encargó de sustentar el dictamen ante el Pleno y justificó por qué no se tomaron en consideración las observaciones que el presidente Pedro Castillo realizó sobre la autógrafa.

“La ley materia de observación es una de desarrollo constitucional que únicamente busca precisar determinados derechos constitucionalmente previstos. Debemos recuperar el equilibrio a fin de garantizar un verdadero Estado democrático”, detalló.

AMPLIO DEBATE

El debate tuvo un quiebre con la solicitud de cuestión previa de la congresista castillista Katy Ugarte (Perú Libre), quien hizo referencia al proyecto de reforma constitucional que había presentado el Gobierno en la mañana, horas antes del Pleno, respecto de la cuestión de confianza y la vacancia presidencial.

Dicha iniciativa cambia la causal de vacancia por “permanente incapacidad moral” por una de “incapacidad mental o física que sea compatible con el ejercicio de su función, debidamente acreditada por una junta médica, y declarada por no menos de los dos tercios del número legal de miembros del Congreso”. Además, pretende hacer voluntario el voto de investidura, es decir, que el premier sustenta su plan sin esperar la aprobación del Congreso.

También establece que “la moción de censura (contra ministros) únicamente procede por materias relacionadas con el ejercicio del cargo”. Ello implica que titulares de cartera con graves antecedentes se mantengan en sus puestos.

Luego de la presentación de la cuestión previa, la primera intervención la tuvo el congresista Luis Aragón (AP), quien criticó la solicitud de Ugarte pues no existe una relación entre la autógrafa que se debatía en ese instante y el proyecto del gobierno.

“Yo no sé por qué en estos momentos se trata de vincular el tema de la cuestión de confianza al tema de la vacancia presidencial. ¿Cuál es la relación jurídica o fáctica que existe? No hay que confundir las cosas”, explicó.

En tanto, la congresista Patricia Chirinos (Avanza País) detalló que la cuestión de confianza “no es una bomba de tiempo que el gobierno pueda descargar cuando se le antoje o quiera salvar a ministros coche-bomba o angelitos misóginos”, en clara referencia a Iber Maraví y Guido Bellido.

Como estaba regulado este mecanismo, el Ejecutivo podía hacer cuestión de confianza por cualquier causa y, eventualmente, cerrar el Congreso. “El Congreso es la instancia máxima de la democracia. No agachemos la cabeza ante los intentos autoritarios”, acotó.

Los legisladores de PL y sus aliados se opusieron a la norma afirmando que tanto la confianza como la vacancia tenían que regularse de manera conjunta para evitar un desequilibrio de poderes.

Para el constitucionalista Aníbal Quiroga, “son dos escenarios diferentes. El del Ejecutivo es una propuesta inicial, tiene que ir a comisiones para que se estudie y la otra estaba en etapa final; en tiempos diferentes y se refieren a cosas distintas”.

A su turno, el constitucionalista Ernesto Álvarez saludó la decisión del Parlamento porque, además, dijo, muestra que su intención no es vacar al presidente. “No debe temer a esa amenaza incierta de una vacancia. No hay votos”, sostuvo a Perú21.

Sin embargo, sí criticó el proyecto del Ejecutivo, pues “prácticamente ha desnudado su deseo de utilizar la cuestión de confianza en contra de lo que decían y convocar a una Asamblea Constituyente”.

VIDEO RECOMENDADO

El pedido de la camarada Vilma que tuvo eco en el Ministerio del Interior