(Reuters)
(Reuters)

La oposición venezolana, agrupada en la alianza Mesa de Unidad Democrática (MUD), criticó hoy al presidente por su reacción contra el llamado al diálogo del canciller peruano , y lo acusó de querer trasladar al ámbito internacional la confrontación política interna.

La MUD dijo en una declaración que el llamado a consultas que hizo Maduro de su embajador en Lima es una "señal de debilidad de un gobierno sin legitimidad democrática que quiere llevar la confrontación interna al plano de las relaciones internacionales".

"Va por muy mal camino la conducción de las relaciones internacionales del gobierno de Maduro. Le quedan muy mal esos desplantes ante llamados serios y respetuosos de la comunidad internacional en razón de la severa crisis política que vivimos en Venezuela. Pretender trasladar al plano internacional el lenguaje agresivo que utiliza para confrontar a los opositores, no da beneficios a este gobierno de precaria legitimidad", señaló.

Maduro llamó a consultas a su embajador Alexander Yánez y exigió unas disculpas de Roncagliolo, quien pidió una declaración de la Unasur llamando a la tolerancia entre los venezolanos tras los recientes hechos de violencia en la Asamblea Nacional.

Maduro rechazó las declaraciones de Roncagliolo sobre la situación del país, indicando que "no se puede meter en los asuntos internos de Venezuela".

Agregó que enviará una nota de protesta al gobierno de Perú si no se disculpa por las declaraciones de Roncagliolo.

"El mundo entero debe haber visto con asombro la reacción de Maduro ante las declaraciones del canciller peruano donde plantea que Unasur evalúe fijar posición frente a la crisis política que vive Venezuela en estos momentos", señaló la MUD, una coalición de más de 30 partidos opositores.

Agregó que la posición de Roncagliolo no es una "falta de respeto", como llamó Maduro, sino que es la posición que corresponde a "unos gobiernos crecientemente preocupados por las cobardes agresiones contra la oposición venezolana".