“Está probado el acto de espionaje. Tenemos una confesión de parte”, dijo Humala. (Andina)
“Está probado el acto de espionaje. Tenemos una confesión de parte”, dijo Humala. (Andina)

Luego de revelarse una conversación de WhatsApp del jefe de Inteligencia de la Marina de Chile, Óscar Aranda, en la que aceptó que se espió al Perú, el presidente enfatizó que la respuesta chilena no puede pasar de esta semana y reiteró que el gobierno seguirá firme en exigir disculpas.

"Estamos esperando la pronta respuesta de Chile. Esta no puede sobrepasar esta semana, tiene que salir en los próximos días", manifestó.

Humala consideró una "confesión de parte" lo que Aranda le expresó a su par peruano, Raúl Robles, durante la mencionada conversación de WhatsApp.

El oficial chileno no solo acusó directamente al marino peruano Johnny Philco, investigado por espionaje, sino que escribió: "¡Oye…! !Nos estaban demandando! Jajaja, ¿qué querían que hiciéramos?".

"Vamos a mantener una política firme de exigir las disculpas del caso a Chile, más aún cuando no solo hemos visto que está probado el acto de espionaje, sino, también, el reconocimiento del jefe naval de Chile de que estos actos se produjeron.

Lo que tenemos acá es una confesión de parte", insistió el mandatario en declaraciones para los periodistas.

"RIDÍCULO INTERNACIONAL"Para Jorge Montoya, ex jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, las comunicaciones entre Aranda y Robles confirman el espionaje contra el Perú.

"Más reconocimiento que eso no se puede pedir. Sin embargo, están haciendo un ridículo internacional, pues, pese a todas estas pruebas siguen con su soberbia de no reconocer lo actuado", expresó.

Montoya agregó que, si Chile mantiene su posición de no aceptar los hechos, implica que es un país deshonesto y sin intención de mejorar las relaciones con el Perú.

"Se tendría que hablar sobre el futuro, partiendo del reconocimiento de lo sucedido, y cambiar la agenda bilateral hacia adelante", agregó.

A su turno, el ex canciller José Antonio García Belaunde puntualizó que Chile ya no tiene argumentos para sostener que no ha espiado al Perú.

Refirió que la confesión de Aranda fortalece la posición peruana de exigir una respuesta inmediata y satisfactoria.

"Ya no hay forma de que Chile pueda sostener la tesis de que ellos no han espiado ni espían. Por consiguiente, ahora más que nunca son necesarias las satisfacciones del caso y el compromiso de que esto no vuelva a ocurrir", aseveró.

Estimó que la respuesta chilena a la segunda nota de protesta peruana se está dilatando porque se estaría elaborando un texto consensuado al interior de ese gobierno.

"Una respuesta satisfactoria sería que ese país diga que han encontrado a los responsables, que serán sancionados y que esas prácticas no se volverán a repetir", añadió.

DEMANDA EXPLICACIONESDesde el Congreso, Daniel Abugattás pidió que el jefe de Inteligencia y el comandante general de la Marina se presenten a la Comisión de Relaciones Exteriores para explicar por qué se comunicaban a través de WhatsApp.

"La verdad es que, si esas son las formas en que se están llevando las comunicaciones a nivel del Estado Peruano, ¿de qué nos quejamos? Lo único que falta es que los tratados los firmemos por Facebook", ironizó el legislador oficialista.

El canciller Gonzalo Gutiérrez confirmó que Palacio estaba al tanto de esta comunicación entre el director de Inteligencia Naval chilena y su par peruano. Dijo que espera que Chile responda pronto.

- El jefe de Inteligencia de la Armada chilena demostró tener conocimiento amplio sobre el espionaje. "Solo es Philco. Los otros dos son 'mercenarios de la info', la vendían a cualquiera", le dijo a su par peruano, Raúl Robles.