El presidente de la República, , calificó hoy de "mañosería política" que se denomine a la norma de beneficios penitenciarios promulgada el sábado último por el Ejecutivo.

Esto luego de que ayer el abogado de , pese a que el Ejecutivo y algunos parlamentarios negaran 'en todos los idiomas' que dicha ley que lo fuera a beneficiar.

La norma, impulsada en un principio por la bancada de , ha sido criticada por la oposición, sector que asegura que, acogiéndose a esta, el preso por el asesinato de cuatro policías durante la toma de la comisaría de Andahuaylas en 2005, podrá reducir su condena.

"Es una mañosería política colocarle un mote a una ley porque es el hermano del presidente. Están hablando es por hablar. Es una serie de normas duras que restringen beneficios penitenciarios", sostuvo.

"Tenemos más 45 mil presos que vienen del régimen anterior. La pregunta era ¿vamos a hacer que esta ley sea retroactiva a toda esa población que viene acumulando su beneficios penitenciarios? Creo que es ilógico, rompe el principio que las leyes no son retroactivas", agregó.

Dicha norma flexibiliza el tratamiento penitenciario para los condenados por criminalidad organizada, a los sicarios y a los sentenciados por feminicidio. Además, comprende a asesinos y secuestradores de policías y miembros de las Fuerzas Armadas, como es el caso del cabecilla etnocacerista.