(Anthony Niño de Guzmán/Perú21)
(Anthony Niño de Guzmán/Perú21)

La corrupción generada en el Perú por las empresas brasileñas de la investigación Lava Jato es inmensa. No tenemos muchos recursos para indagar todo, sugiere concentrarse en lo más ominoso: Gasoducto, Interoceánica Sur y Rutas de Lima. Saldrán sapos y culebras.

La investigación del caso brasileño Lava Jato alcanza al Perú. ¿De qué empresas estamos hablando?Están Odebrecht, con el Gasoducto Sur (GSP) la Interoceánica (IIRSA) Norte y Sur, la hidroeléctrica de Chaglla, obras regionales y otras. También las empresas Camargo Correa, OAS, Andrade Gutiérrez y Queiroz Galvao. En los últimos 12 años, Odebrecht tuvo más contratos, aproximadamente 12,000 millones de dólares. Si toma el gobierno de Fujimori, llega a 15,000 millones. Las otras empresas brasileñas han tenido contratos por 5,000 millones de dólares. En la Interoceánica Sur están Odebrecht, Camargo Correa, Andrade Gutiérrez y Queiroz Galvao con más de 2,000 millones de dólares.

¿IIRSA Sur se inicia al final de gobierno de Toledo?Sí. Tuvo muchos cuestionamientos. Se le exoneró del SNIP y se permitió concursar a Odebrecht, que estaba impedida por sospechas de corrupción. Kuczynski era premier. La Interoceánica Norte también es con Toledo, pero no se le exoneró del SNIP. Lo actuado en la IIRSA Sur fue irregular. El SNIP es precisamente para que no se hagan elefantes blancos.

Esa exoneración del SNIP a IIRSA Sur la firma el ex ministro Javier Sota, encargado de la cartera de Economía…Con todo respeto por nuestro presidente, si soy ministro de Economía y veo un proyecto de esta magnitud, me opongo a la exoneración, así lo firme el Papa. Empezó con 800 millones de dólares, terminó con 2,000 millones. Prácticamente se multiplicó por tres. Le hicieron 22 adendas, muchas en el gobierno de Alan García; todas favorecen al concesionario. El interés público se ha visto perjudicado permanentemente. Uno se pregunta cómo hay un aumento tan grande.

¿No es una buena obra?El concepto de una interoceánica es para exportar al mercado de Brasil. Lima y Sao Paulo están separadas por 4,500 kilómetros y seguirán así mientras estemos vivos. Es absurdo. Como si alguien planteara exportar a México por carretera. Cualquiera sabe que es más barato exportar por mar. Hoy día, las exportaciones peruanas al Brasil son de aproximadamente de 30 millones de dólares. Antes de la Interoceánica Sur, eran cerca de 20 millones. O sea, gracias a la carretera solo se incrementaron 10 millones.

¿La IIRSA Norte sí es adecuada?No sabemos si hubo corrupción o no. Pero el proyecto tiene mucho más sentido económico. La IIRSA Sur no tiene pies ni cabeza. Supongo que la exoneraron porque no iba a pasar ninguna evaluación económica. Es un proyecto altamente lesivo a los intereses nacionales. La Contraloría publicó un informe parcial, estima el perjuicio de las constructoras brasileñas para el país en más de 280 millones de dólares. Incluye Rutas de Lima, Línea Amarilla y otras. En los últimos años, los ingresos y ganancias de las empresas brasileñas en Perú fueron fabulosos, desde el Gobierno Central, las regiones y en la Municipalidad de Lima. Debe investigarse el caso de Rutas de Lima, es grave…

¿Qué es lo irregular?Es una iniciativa privada. El proyecto lo propone el consorcio Rutas de Lima, liderado por Odebrecht con socios peruanos. La gestión de Susana Villarán entrega la concesión por 30 años para manejar los peajes de Panamericana Norte, Sur y Ramiro Prialé, otorgándole al concesionario ingresos por 250 millones de soles, aproximadamente. Pero no hubo concurso público. Lo mínimo que debió hacer Villarán es llamar a un concurso público para ver si otras empresas podían competir en esas condiciones. Desde que concesionó, enero del 2013, los peajes han aumentado 63%…

¿Justificado?Me pregunto si las obras y los menores tiempos de viaje justifican ese incremento. La gestión de Villarán también renegocia con OAS el proyecto Línea Amarilla. Hace poco OAS vendió el proyecto a una empresa italiana por más de 1,400 millones de dólares. OAS está en el escándalo Lava Jato en Brasil. Tiene problemas para financiar sus operaciones y está liquidando activos, igual que Odebrecht. La gestión Villarán tiene responsabilidad directa. La ex alcaldesa planteó el proyecto La Herradura, que fracasó. Pero Odebrecht le donó la arena, que después se la llevó el mar. El negocio de una empresa es hacer plata, no donar arena. ¿Por qué lo hizo? Son explicaciones que faltan. Lo mismo se puede decir del Cristo del Pacífico. Odebrecht no está en el negocio de la caridad, sino de la construcción. Ahora sabemos que ha tenido sistemáticamente prácticas corruptas.

¿El Perú se basa solamente en la información de la justicia norteamericana?Por el momento. Pero sabemos que, durante años, Odebrecht y las otras empresas brasileñas tuvieron como práctica regular la coima y el soborno no solo en Perú. Y en su país han sido condenados por corrupción. En general, todos estos proyectos son elefantes blancos. El esquema es sistemático: mal diseño, son lesivos a los intereses nacionales, sobreprecio y muy probablemente corrupción.

¿El Gasoducto Sur es el emblema de lo absurdo?Clarísimo. Fue hecho para llevar gas, esto podría ser perfectamente razonable. Pero el problema principal del gasoducto es que no hay reservas de gas que transportar…

¿Y cómo firmaron el contrato?Esa es una pregunta que nos tiene que contestar Proinversión. Pero no es todo el problema, Odebrecht tiene ingresos garantizados haya o no gas.

¿Garantizados por quién, por el Estado peruano?Por ElectroPerú, que es una empresa pública.

¿Por qué Odebrecht tiene los ingresos garantizados?Otra pregunta que Proinversión debe contestar y decirnos cómo se les ocurrió esto. El mecanismo es así: si una vez terminado el gasoducto no se llega a transportar 500 millones de pies cúbicos, ElectroPerú le garantiza a Odebrecht el equivalente a esos ingresos. En un año son aproximadamente 900 millones de dólares.

¿Hay demanda suficiente de gas en el sur peruano?Son dos condiciones: si no hay gas o si no hay demanda, ElectroPerú paga a Odebrecht. El consumo de gas de un día en Lima es casi equivalente al que tendría que haber en la zona del gasoducto. Pero el PBI de Lima es ocho veces que ahí. Es altamente improbable que pueda haber la demanda suficiente; entonces, se activa la garantía del Estado.

Es como hacer una carretera donde no hay tránsito. O un puente donde no hay río. El colaborador eficaz dijo que se exageró la demanda y de esta depende el tamaño de la garantía. Ello lo señaló Alan García en su descargo. Dijo que en 2008 firmó un contrato por 1,200 millones de dólares para transportar gas, garantizado por los privados, sin garantía pública. Y en 2014 costaba 7,500 millones de dólares y el Estado garantizaba. Me parece un escándalo.

Esto comienza en el Perú cuando la justicia norteamericana da información relevante del 2004 al 2014. ¿Ahí hay que apuntar?El Departamento de Justicia nos hizo un favor. Indica que las coimas por 29 millones de dólares en Perú van del 2004 al 2014. Tenemos pocos recursos, focalicémonos, empecemos por lo presente. Si no, el primer corrupto será Simón Bolívar. No podemos esperar los resultados de la investigación en el extranjero. No sabemos cuánto demorará y no necesariamente preguntarán a Odebrecht las cosas que nos interesan. Todo se debe investigar, pero el grueso está en ese periodo y hay que empezar por los proyectos grandes que son elefantes blancos y no tienen rentabilidad social.

¿Cuál es el más blanco de los elefantes?El Gasoducto Sur, es un disparate. Luego la Interoceánica Sur y las concesiones que dio la Municipalidad de Lima durante la gestión de Villarán. El colaborador eficaz en el gasoducto afirma que Jorge Barata, representante de Odebrecht en Perú, se reunía con Nadine Heredia para modificar la licitación del gasoducto a favor de Odebrecht. Y ella participó de un directorio. Es claro, ¿no? El dueño de Odebrecht está preso y tenía una división dedicada a la corrupción, al pago de sobornos, todo estaba estructurado. Si daba 5% de coima en lo que respecta al Gasoducto Sur, se coimeó por 600 millones de dólares.

¿Principalmente para los bolsillos de Humala y Heredia?Muy probable. Habría que ser cándido con que solo un par de funcionarios se corrompieron y el resto no sabía qué pasaba. Proinversión debe explicarnos. También hay responsabilidad política, más allá de que se encuentre o no la plata. ¿Cómo es posible que se gaste ese dinero quitándoselo a las escuelas, hospitales, la anemia y nadie sea el responsable político, más allá de lo penal? Se permitió que empresas corruptas extranjeras nos hayan asaltado.

¿El contrato de Odebrecht en el Gasoducto Sur es lesivo para el país?Absolutamente. Por existir una garantía pública, por el tamaño del subsidio, porque no se hizo un estudio de mercado para la demanda. No se dijo la demanda es 100, haré el gasoducto para 100. Es elemental. La Contraloría observó esto en el 2015, se esperó que saltara en el extranjero para investigar.

¿Por qué costó 7,500 millones, se vendió humo?¿Qué subió de 1,200 millones en el 2008 a 7,500 millones el 2014? Nada pues. La inflación no lo justifica. La diferencia es que no había la garantía pública. Esa diferencia, cerca de 5,000 millones, es el tamaño…

¿De la coima?Digamos del beneficio de quienes hubieran recibido coima. Esta sería proporcional a esos 5,000 millones. No hay inflación, nada tangible. Dijeron que el tamaño del ducto era mayor, pero esos son detalles. Con la información del colaborador eficaz sobre las reuniones de Barata y Nadine Heredia es suficiente para rescindir el contrato. ¿Qué podría pasar?, ¿que Odebrecht denuncie al Estado peruano?

Eso dijo el presidente…Por favor, es imposible. ¿En qué tribunal arbitral se fallará a favor de la corrupción? La coima es la cereza del pastel. El problema no son los 600 o 400 millones de coima, sino todo lo que dejamos de hacer por meter la plata en la IIRSA Sur, el Gasoducto Sur, etc. ¿Qué empresa honesta vendría al Perú si sabía cómo se trabajaba? ¿Por qué Odebrecht no entró a Chile, si hay licitaciones públicas?

Odebrecht tiene plazo para conseguir financiamiento hasta este 24 de enero…Dudo que lo consiga, qué banco le prestaría. Es una oportunidad, porque lo mejor para el Perú es que el proyecto regrese al Estado o vuelva a fojas cero. Se licita nuevamente con mejores condiciones. No sé si un consorcio tipo Brookfield se animaría a comprar con todos los problemas que hay…

El ministro de Economía dijo que era una posibilidad.Hay muchas preguntas sobre Brookfield.

¿Es el gallo de tapada de Odebrecht?No se sabe, pero le compró a Odebrecht una participación de 57% en Rutas de Lima. Ahora son socios; en el 2016 le compró a Odebrecht proyectos en Brasil. Hacen negocios sistemáticamente, son empresas amigas. No conocemos bien la composición del capital de Brookfield, puede formar parte de Odebrecht. La investigaron dos años en EE.UU. y Canadá, quedando dudas sobre la composición de su capital. No se pudo probar que había corrupción en Brookfield, pero se le vinculó a Odebrecht. De hecho, tienen vínculos societarios. Se puede pensar que compra los activos de Odebrecht para financiar esos proyectos.

¿Si Brookfield compra el Gasoducto, la plata llega a los bolsillos de Odebrecht?El ministro Thorne dijo que se quedaría en un fondo. Si Brookfield compra el proyecto, seguiría con las condiciones lesivas. El ministro dijo que no pagaríamos más en los recibos de luz por el gasoducto, pero el MEF pondría la plata y es lo mismo. Otra posibilidad es que regrese al Estado. Ahí habría que ejecutar la carta fianza a Odebrecht por no conseguir el financiamiento. Independientemente de la corrupción debe compensarse al Estado peruano por la garantía pública. La cláusula anticorrupción señala que si hay corrupción o intento de corrupción…

¿Por qué no sale Odebrecht, su dinero va a un fideicomiso y el Estado vuelve a sacar un contrato?Esa es la pregunta que todos nos hacemos. ¿Por qué es tan difícil para el gobierno de PPK renunciar al gasoducto? Añadiría: ¿por qué en el plan de gobierno de PPK el gasoducto figuraba como un proyecto de 15 mil millones de dólares? Qué cosa incluía. El gobierno debe pronunciarse sobre si el contrato del gasoducto es lesivo o no para el Perú. Ese es el fondo del asunto.

¿Hay un avance del 40% del gasoducto?No sabemos exactamente. Desde marzo está parado. De volver al Estado, hay que valorizar el avance, ejecutar la fianza y evaluar el perjuicio causado por Odebrecht al país en 10 años. Probablemente no tenemos que darle nada.

Datos

  • Juan Mendoza es Ph.D. en Economía por Brown University (1999).
  • Coordinador del Área Macroeconomía y Políticas Económicas del Centro de Investigación, director de la Maestría en Economía y profesor de la Universidad del Pacífico.
  • Ha sido profesor y miembro del Senado de la State University of New York at Buffalo.
  • Además, dictó clases en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y la Escuela Superior de Guerra Naval.
  • Árbitro de American Economic Review, Journal of Economic Growth y el Research Council of Norway.
  • Co-autor de diversos artículos con Herschel Grossman, del documento "El sistema previsional del Perú: Diagnóstico 1996-2013", y del libro Gasto militar en el Perú: 1900-2015, que recibió el Premio Marín del CAEN.
  • Columnista de Perú21.

Por Mariella Balbi. Periodista

TAGS RELACIONADOS