notitle
notitle

El 18 de setiembre del 2012, el Concejo Metropolitano de Lima aprobó la iniciativa privada de Rutas de Lima, concesionaria que integraba la empresa brasileña Odebrecht, la cual operaría el polémico peaje de Chillón, por el cual a inicios del 2017 hubo una serie de movilizaciones en contra.

El abogado Fernán Altuve, ex defensor legal de Odebrecht y en el 2012 regidor metropolitano, recordó que en aquella sesión él se abstuvo en la votación porque había sido convocado por la Cámara de Comercio de Lima para ser presidente de tribunal en un arbitraje que Odebrecht interpuso contra el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

Además de evocar que en ese proceso que dirigió el laudo arbitral le dio la razón al MTC, Altuve mencionó que en la votación del Concejo todos los regidores de la bancada oficialista Fuerza Social, de Susana Villarán, se manifestaron a favor de que Odebrecht cobre el peaje en Puente Piedra.

Como prueba, dijo, está el acta de votación. Los únicos regidores que no votaron a favor fueron Luis Castañeda Pardo, quien lo hizo en contra, y él mismo, que votó en abstención. No asistieron a la sesión los regidores Jaime Salinas y Mónica Erazo.

"Es el acta número 46 del 2012. Fecha 18 de setiembre del 2012. Presidiendo la señora Susana Villarán de la Puente. Asistieron: Zegarra Méndez, Núñez Gonzáles, Calvimontes Barrón, Cánova Sarango, Glave Remy… Asistieron 38 regidores, votó en contra Castañeda Pardo y yo me abstuve", declaró a este diario.

Altuve dijo que gracias a esa votación la empresa Odebrecht ha estado cobrando el peaje desde 10 de febrero del 2013, fecha en que fue la entrega, hasta el fin del gobierno municipal de Susana Villarán, el 1 de enero del 2015, sin hacer ni una sola obra.

"Yo no presumo el delito pero sí hay que poner esto en su contexto: todos los regidores estaban nerviosos porque la revocatoria iba a ser en marzo del 2013. Entonces justo cuando ya se aprobó la revocatoria, en setiembre del 2012, le dan la concesión a Odebrecht y se la entregan 1 mes antes de la revocatoria. Bien raro, ¿no?".

Al preguntarle si se refería a que los regidores que participaron de la revocatoria necesitaban dinero para sus campañas, el letrado respondió que "obvio pues, pero a mí no me consta, yo no tengo pruebas, pero durante la campaña de la revocatoria yo me fui a Europa porque no quería participar de esa porquería".

"Tenga la plena seguridad que si yo no participo de la campaña pues no voy a poner ni un sol como si estuviera desesperado por quedarme. ¿Pero todos los otros participaron o no de la campaña por el No?, ¿gastaron sus 'chivilines' o no? Entonces pues. ¿Había un interés o no lo había?", finalizó Altuve.

No hay nada irregular

En respuesta Hernán Núñez, quien continúa ocupando un lugar en el Concejo de Lima, aseguró que no existió nada irregular en esa votación y que no solo fue la bancada oficialista la que se expresó a favor.

En ese sentido, dijo que le sorprende la declaración de Fernán Altuve, más aún porque "él, cuando era abogado y vocero de Odebrecht, señaló que esta empresa no había cometido actos de corrupción. Ahora más bien desliza que ese apoyo que en su momento algunos regidores dieron a ese proyecto sería con otra intención".

En diálogo con Perú21, dijo que el argumento de Altuve es "bien mañoso porque la adjudicación para la obra se da luego que se da la declaratoria de interés del proyecto. En ese momento no se sabía que habría una revocatoria en el 2013". La declaratoria de interés se dio el 3 de mayo del 2012.

Núñez explica que, según señala la ley, "una vez concurrido un lapso de tiempo de esa declaratoria de interés, y si no ha habido otro interesado en esa propuesta que supere a la propuesta original, el Concejo está en la facultad de adjudicar ese proyecto al proponente. No hubo ninguna propuesta alternativa a la original, por lo que el Concejo decidió que Rutas de Lima se adjudique a esta empresa".

Finalmente, manifestó que "todos los aportes del No en la revocatoria fueron informados al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) a pesar que no estábamos obligados a hacerlo".

En este diario intentamos comunicarnos con la actual congresista Marisa Glave, pero sus colaboradores de prensa nos indicaron que no hablaría del tema.

TAGS RELACIONADOS