Susana Vilca ha optado por no responder a las críticas. (GEC)
Susana Vilca ha optado por no responder a las críticas. (GEC)

La hoja de vida de la nueva ministra de Energía y Minas, , reseña su paso por el Viceministerio de Minas de ese mismo portafolio nueve años atrás.

Lo que no dice es que la otrora congresista puneña, que ingresó al Legislativo por el Partido Nacionalista –agrupación que llevó al poder a Ollanta Humala en 2011–, fue objeto de serios cuestionamientos por no haber consignado en la declaración jurada que presentó ante la Contraloría que era propietaria de 17 concesiones mineras. Conflicto de intereses, acusaron sus detractores. Este episodio ha sido nuevamente puesto sobre el tapete con su reciente designación.

El presidente Martín Vizcarra sorteó las críticas y prefirió destacar ayer el perfil profesional de la exparlamentaria humalista. No ocurrió lo mismo con Vicente Zeballos.

MINISTRA REHABILITADA

El primer ministro pidió que la dejen trabajar. Además, confirmó que su ahora colega tuvo dos “observaciones”. Una “por estar comprometida con la minería informal y otra con minería formal que aparentemente no declaró” y por el cual –reconoció– se vio obligada a dejar el cargo. “Han pasado más de diez años, todo el mundo tiene derecho a rehabilitarse. (...) Creo que los argumentos académicos, profesionales para esta designación son solventes”, indicó.

Perú21 llamó a la ministra para conocer su versión, pero sus colaboradores respondieron que se encontraba en tareas propias de su asunción al cargo. A través de la Oficina de Comunicaciones tampoco fue posible recoger su versión.

Datos

Susana Vilca es ingeniera de Minas egresada de la Universidad Nacional del Altiplano de Puno y tiene una maestría en Tecnologías de Protección Ambiental. En 2011, una investigación periodística reveló que ocho de sus 17 propiedades tramitaban la obtención del ‘derecho minero’ que su mismo despacho debía autorizar.